martes, 19 de agosto de 2014

Frustración

Sin manos ni pies para el baile... a nadie doy en el gusto, si hablo o callo, si miro o si no lo hago.

Sé que soy dura, que no doy caricias a cada rato, que soy mandona, que no me gusta perder el tiempo repitiendo una y otra vez, pero sea como sea la situación soy criticada más temprano que tarde.

Pareciera que mi mundo funciona distinto, que los demás transitan a una velocidad diferente a la mía y eso no encaja... resultado... frustración.

lunes, 5 de mayo de 2014

La desconexión

Estaba yo comenzando el andar en este segundo embarazo, tenía 2 meses cuando mi desconexión con el mundo 2.0 comenzó.
Mi cabeza no daba para tomar una idea, para escribir, para detenerme a pensar en algo; sólo tenía presente mi dolor y es que andaba apenas, todo movimiento por más pequeño que fuese era enorme para mí, incluso si alguien movía la cama al estar yo sobre ella se traducía en dolor en mi guata, la que cada día crecía un poquito más.
Tuve que apartarme del blog en el que colaboraba, eso me entristeció porque me tenía bien motivada, era un lugar con bastante diversidad. Mis blog vinieron después, llegando el día que que quedaron en un estado de latencia cual semilla esperando condiciones óptimas para germinar o definitivamente morirse por falta de estas.
Cada cierto tiempo pensaba en mis blog pero mi ánimo emocional y físico no eran suficientes. Sin embargo guardaba la esperanza de poder tomarlos en el futuro.
Cuando volví al trabajo me propuse volver a escribir, no con la frecuencia de antes. Tal vez estos sitios ya no tendrían la vida que conocieron, la que para ser sincera era relativamente poca, pero estarían ahí como testimonio para mí de lo vivido. Este blog para recordar nuestro camino y Mi mesa del pellejo para que, en un futuro más o menos cercano, mis hijos puedan cocinar lo que yo preparaba.

lunes, 28 de abril de 2014

Super Mario Bros

Lo que más escucho este último tiempo en casa.
MARIO BROS

(grrrr...)... y bueno a todos los niños les da por algo.

lunes, 21 de abril de 2014

Creo que será niñita


Este embarazo iba muy distinto del anterior, con Manu sentí algunos malestares pero todo bien soportable, recuerdo que lavarme los dientes durante la primera mitad del embarazo fue desagradable por las arcadas... pero con éste? hasta el último día me costó.

Con Manu el colon irritable me mantuvo con dolor en la guata tanto por dentro como por fuera hasta como el cuarto mes... pero ahora? por siempre.

Estos y otros detalles me hacían pensar que ahora yo esperaba una niña. Es que son embarazos tan diferentes, decía yo... ningún embarazo es igual a otro, me decían. Pero mis apuestas iban por una pequeñita.

Estaba yo como en el 4to mes cuando en una eco con la ginecóloga me pregunta si quiero saber el sexo del bebé, le respondo que si, entonces me dice "hombre!". Y ahí quedo yo "plop", con toda mi teoría al agua, pero había que confirmar, no estaba dicha la última palabra, si incluso hasta el día del nacimiento podíamos llevarnos una sorpresa.

Y no era que yo deseara que fuera una niña y me cerrara solo a esa posibilidad, si no que mi mente algo "cuadrada" me hacía pensarlo.

Otro día, otra ecografía, otro médico (el ecógrafo especialista), me pregunta si quero saber el sexo del bebé, le respondo que si, y me dice "hombre!".

JA! había que definir el nombre de este bebecito hermoso que llevaba conmigo.

lunes, 14 de abril de 2014

No me puedo sentir peor!

A partir de la 5ta semana más o menos comencé a sentir malestares, los que fueron creciendo cada día más, al punto que me costaba incluso hablar, moverme, pararme, sentarme, caminar. Me dolía toda la guata, por dentro y por fuera.
Por dentro parece que todo lo que comía hacía que me doliera el estómago y por fuera... la ropa, no soportaba la ropa, nada podía apretarme.

Por suerte podía conducir, porque todo lo hacía en el auto, ir a trabajar, ir a almorzar los días laborales, comprar, ir al médico, llevar y traer al Manu del colegio, etc. Pero ir de copiloto me hacía fatal, porque era como una bolsa de leche que se movía a merced de la inercia, un bache en el camino, doblar una esquina eran mi perdición, me agarraba la guata y contenía la respiración... dolor, mucho dolor.

Con pequeños esfuerzos necesitaba tenderme en la cama, recuerdo que 7 minutos eran suficientes, el problema era tenderme en la cama y después levantarme.

Sé que hay mujeres que pasan un embarazo con mucho dolor, malestar, vómitos, nauseas, repóso absoluto, etc., y si bien no fue mi caso, lo pasé mal, muy mal, intentando aguantar el máximo posible y seguir haciendo mis cosas como salieran no más.

Fueron meses en que me autodescribí como un pinguino que caminaba lenta y torpemente, pero que en el agua (mi auto) me desplazaba con gracia y velocidad, jeje.



lunes, 7 de abril de 2014

¿Quieres un hermanito?

Con la alegría de confirmar que si esperábamos un bebé decidimos contarle a Manuelito que esperaba una guaguita.
Yo había tenido muchos malestares, razón por la cual debí muchas veces pedirle al Manu que no se me subiera en brazos o no se moviera bruscamente sobre mi, así es que nos sentamos los tres y le dije:
"Manuelito recuerdas que me dolía la guatita? que fuimos esta tarde al doctor para que me revisara? Pues resulta que lo que hay en mi guatita es una guaguita!".  Él abre los ojos, sonríe y dice "en serio?". Le preguntamos si le gustaba la idea de tener un hermanito o hermanita, emocionado con la noticia él se alegra un montón y nosotros también.
Esos día de incertidumbre habían pasado y podíamos vivir en pleno este embarazo.
 
Y a pesar que mi primera intención era contarle al Manu lo del bebé cuando la guata se me notara bastante, no pude hacerlo porque necesitaba pedirle que fuera un poco más suave conmigo, sus saltos sobre mí y sus desórdenes en la cama me hacía muy mal y me vi en la necesidad de decírselo casi desde el comienzo, pero fue lindo así porque la emoción la vivimos los tres por igual.

lunes, 31 de marzo de 2014

Los médicos se fueron de vacaciones

 Fue una fatalidad encontrar un médico que hiciera ecografías en el mes de febrebro, es que a todos se les ocurrió salir de vacaciones en el mismo mes.
Llamé a todas las clínicas, centros médicos y consultas médicas, pero en casi todas me daban hora para marzo y yo no quería esperar tanto.
 Al comienzo me desanimé y hasta me desesperé un poco porque yo necesitaba saber si este embarazo estaba bien o no.

Cuando tenía las esperanzas marcando casi vacío encontré una hora, recuerdo que fue para un 14 de febrero en la tarde, dije que si inmediátamente, era un centro médico del centro de la ciudad. Llegamos todos: Papá, Manu y mi mamá para quedarse con mi hijo afuera de la sala del examen mientras yo entraba con papá.

Yo aparentaba calma, pero papá no tanto. Me ubiqué en la camilla, el médico me puso el gel, mientras yo le contaba "el real por qué" de la ecografía. Entonces él respondió: "no te preocupes, tu guagua está ahí"... OH!!!! se nos llenó la cara de felicidad, escuchamos sus latidos y estimó la edad gestacional.

Resultó que estaba embarazada de un pilluelo bebé que sólo se andaba escondiendo y además tenía la edad esperada. Ah! y que no le gustan los ecógrafos de baja resolución.

Recuerdo haber dichp que si no nos decidíamos por un nombre lo llamaría Valentín o Valentina, porque fue un 14 de febrero cuando se mostró.

domingo, 23 de marzo de 2014

Primer control

Por fin pude agendar una hora con la ginecóloga, esta vez por embarazo. Entonces fuimos, al comenzar la consulta me dijo que nacería mi bebé en septiembre, "uy que rico" pensé, buena fecha comenzando la primavera.

Pasamos a la sala de examen, al ecógrafo, ella dio inicio pero buscaba y no encontraba. Acaso había perdido mi bebé? el "huevito" no estaba.
Hasta que de pronto tanto cargarse algo vio, ahí estaba, pero algo no andaba bien, se veía un huevo y una vesícula, pero el feto no se visualizaba.
Había al menos dos posibilidades de las buenas, una que el feto tenía menos edad gestacional y era muy chiquito; o que el ecógrafo tenía muy baja resolución... o quizás ambas.
Pero que pasaría si tenía un huevo vacío, un huevo anembrionado?

Llegamos felices y nos fuimos tristes, sólo quedaba esperar a que el huevo vacío cayera solo y sangraría como en una menstruación; o bien esperar diez días para realizar otra ecografía y poder confirmar que mi bebé estaba ahí.

domingo, 16 de marzo de 2014

Y llegó el positivo!

En diciembre del 2012 me decidí a no continuar en la búsqueda de un nuevo embarazo, ese sería el último mes y para el siguiente pediría una hora con la ginecóloga para un PAP y un chequeo general. Pero iba pasando enero del 2013 y olvidaba agendar una hora... si si, lo haría después.
Cuando se aproximaban los días en que debía menstruar sentí algunos dolores y pensé "ahora tampoco fue", Tuve uno o dos días con molestias pero de evidencias, nada.

Guardé una gota de esperanza y decidí realizarme un test... y claro si en el baño todavía quedaba uno. Esa mañana desperté con una voz en mi cabeza, no sé si la soñé o alguien realmente me habló. Era la voz de un niño, o niña no pude distinguir, que dijo "mamá"; abrí los ojos rápidamente, partí al baño y apliqué el test. No demoró mucho en marcar las lineas que decían positivo.
Emocionada le conté a papá, sin embargo quisimos esperar un poco para aplicar otro test y estar seguros.

Dicen que cuando una deja el estress, la presión y el apuro, entonces la vida te sorprende con un embarazo; debo decir que así fue para mi.

Pasaron 3 días y aplicamos el segundo test, rápidamente volvió a marcar positivo. Era el día de mi cumpleaños y no nos aguantamos el secreto decidimos con papá contarle a la familia esa misma tarde, celebraríamos en el patio con una asado al aire libre. Entonces esperamos a que solo estuvieran los abuelos (los demás justo estaban dentro de la casa) y les dimos el notición. Estábamos todos muy contentos, parece que ellos lo esperaban tanto como nosotros y eso que de la campaña "segundo bebé" no habíamos contado nada. Sólo les pedimos que no le dijeran a Manuelito, pues ese momento lo escogeríamos más adelante.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Saliendo del letargo

Hoy salgo de mi letargo, de mi ausencia.
Han ocurrido cosas en mi vida que pronto relataré.

Estaba casi escondida, sin saldos de energías que resultasen del término de mis tareas diarias, las que pudiendo ser pocas o muchas, dejaban mi mente agotada.
Con escasés de tiempo y de salud no había lugar para escribir, si apenas me contenté con el facebook.
Pero quiero abandonar esa actitud, que sólo me separa más de este blog. Blog que es y será un testigo de nuestras vidas.

Así es que digo: "Hola, acá estoy de nuevo, retomando lo que dejé en pausa, pretendiendo continuar estos relatos en el lugar que quedé, publicando de vez en cuando una canción sólo por el deseo de hacerlo, mostrando alguna foto o contando algún trocito de mi historia. Hola".