miércoles, 10 de agosto de 2011

Chao pañitos.

Siendo mamá por primera vez sabía que en algún momento nos iba a llegar la tarea de dejar los paños.

Mi experienca se remitía a lo que me decía mi madre de mí "yo te saqué los paños cuando tenías un año, un día no te los puse más y jamás mojaste la cama". Opuesto a ello recordaba como había sido para una amiga en que su hijo mojaba la cama, incluso ya un poco más grande... y para de contar. El resto era lo que había escuchado por ahí a lo largo de mi vida: es mejor hacerlo en el verano, cuando se los saques mejor no volver a colocárselos porque los niños se confunden; con las niñitas es más fácil, a los varoncitos les cuesta más, etc.
Así mi programa de abandono de paños sería una mezcla, o la unión de varias teorías.

La última semana de diciembre del 2010 le compré los primeros calzoncillos a Manuelito, procuré que al menos uno fuera azúl, su color favorito, jaja.

A esas alturas el Manu había alcanzado los 2 años 6 meses. Mientras lo mudaba, le mostrarle sus calzoncillos, le dije que eran suyos, igual a los que tenía papá, él mostró tanta alegría que quiso ponérselos, entonces le ayudé a colocárselos, se puso de pie, se tocaba con sus pequeñas manos mientras se miraba, estaba muy entusiasmado, entonces le dije que después, cuando él ya no usara pañitos, se iba a poner esos calzoncillos, igual como papá, "ahora?" me preguntó, "no, otro día" respondí, la sonrisa era para fotografiarla, pero no lo hice :( , en fin.

Como durante el ultimo tiempo el pañal de la noche amanecía seco decidí que al empezar esta etapa no habría pañal, ni de día, ni de noche, ni tampoco en las salidas, aunque iba a procurar no salir en esos días.


En enero de este año (nuestro verano) yo tomé vacaciones desde el día 5 y ese mismo día comenzamos nuestro proceso de abandono de paños.

Esa mañana le dije a mi Manu que ya no le iba a colocar paño porque le quería poner el calzoncillo, si acaso él quería. Uy! la respuesta fue inmediata y con mucho entusiasmo "siiiii!".


Le recordé que teníamos pelelas en dos lugares y que él me tenía que decir cuando quisiera hacer pipi.

Como ya tenía todo preparado en mi cabeza (como casi siempre), mi arsesal de calcetines, calzoncillos, shorts, pantalones, zapatos y demases estaban todos dispuestos y a mano, además de trapos grandes para limpiar el piso cuando llegara el momento, jejeje.

Pasó que las veces que Manu hizo pipi el primer día, lo hacía de pie y con las piernas medio abiertas, me quedaba mirando con cara de ahhhh. Yo no lo retaba, ni miraba feo, no lo trataba mal, absolutamente nada que pudiera cohibirlo, sólo le decía "Oh, el pipi salió del pene, después tu me avisas y echacmos el pipi en la pelela ya?", con la caquita ocurrió algo parecido.

En nuestro segundo día, Manu avisaba cuando ya estaba saliendo el pipi, otra vez jaja, "Oh! ganó el pipi, después va a ganar el Manuelito ya?".

El tercer día avisaba un poquito tarde, pero algo alcanzábamos a echar dentro de la pelela. Todo se transformaba en un momento de alegría, lo felicitábamos, pero no con exageración, porque queríamos que fuera algo que lo tomara más normal, dentro de los grandes avances que estaba realizando.

Las noches las pasaba intactas, su potito amanecía sequito, claro que yo muy temprano cuando despertaba le ofrecía la pelela, por lo que en ese momento del día ese preciado líquido amarillo entraba íntegramente al recipiente azul que estaba dispuesto para su contención, o sea, hacía todo el ipi en la pelela, jajaja.

El cuarto día fue cuando mi bebé ya usaba unos hermosos calzoncillos, que mantenía secos día y noche, avisaba con el tiempo suficiente. El era el más feliz de todos.

"Yo tengo cazoncillos igual que papá, ahoda soy gande".

4 comentarios:

  1. Pamela:
    Que linda historia de como Manu, dejó los pañales; fue en el momento preciso y con la estrategia perfecta. Me encantó lo que dijo Manu, al final, de comérselo!!!.
    Un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Nos viene bien leer vuestras experiencias a las que todavía no hemos llegado a esa etapa.
    Y lo contento que está con sus canzoncillos...

    ResponderEliminar
  3. Que momento tan importante el de dejar los pañales, verdad? nosotros tambien lo hemos vivido hace muy poquito!!

    ResponderEliminar
  4. yo tengo que pasar de nuevo por ese aprendizaje con M. y me da una pereza.... creo que aún voy a esperar algunos meses más porque no lo veo preparado. Ya os contaré...

    ResponderEliminar