sábado, 20 de agosto de 2011

Corazón apretado

Ayer viernes tuve una tarde y noche en que mi corazón se apretó, pasaron cosas que me provocaron pena y aún las siento. De los hombres importantes en mi vida hay dos que cumplen con la característica de que uno es el más joven, mi hijo; y elotro el más anciano, mi abuelo (87 años). Ambos pasaron momentos tristes y difíciles.

Cuando llamé en la tarde a mi casa desde el trabajo, mi madre me dice que el Manuelito se cayó y se rasmilló la carita. Al llegar veo al Manu con gran parte de su pómulo izquierdo rojo, el ojito hinchado junto con su carita y las rasmilladuras alcanzaron incluso algo de su nariz. Resultó que mientras traspalantaban unas hierbas en el antejardín, Manu jugando a lanzar una pelota hacia arriba le cayó en la cabeza y se fue al suelo chocando su carita en el único espacio de cemento, que es el sendero desde la reja a la puerta de entrada. Impactaba verlo, además él lo recordaba y lloraba con una intensidad como si se hubiera herido hace unos minutos.

Logré convencerlo de que saliéramos a dar un paseo en el auto, el objetivo era llevar a mi abuelo al hospital (urgencias) para que pudieran verlo y atenderlo ya que había pasado una muy mala noche. Además de sus dolencias ya diagnosticadas y en tratamiento, estaba mucho peor.

Partimos al hospital, el Manu supera las penas con unas monedas de chocolate así es que el viaje no fue malo para él. Pero para mi abuelo fue como una travesía, nunca lo había visto de esa forma, su respiración tan corta y dificultosa, además se quejaba, estaba pálido y mi mamá me dijo que no había querido almorzar, que sólo estaba con el desayuno. Al llegar a urgencias me despedí de mi abuelo, de mi mamá y con Manu nos regresamos a casa.

Durante la tarde a mi hijo se le fue pasando el dolor y la pena, pero en su rostro se marcaba más donde estaba cada herida, se durmió más tarde, pero descansó bien.

Mi mamá llegó a casa a eso de la 1 de la mañana, a mi abuelo lo dejaban hospitalizado por neumonía. La pobre sentía culpas por todas partes: por qué el Manu se fue a caer mientras estaba con ella, por qué no agregó otra frazada a la cama de mi abuelo, por qué fueron al otorrino la semana pasada cuando llovió, etc.
Yo por mi parte siento las mías... que hacer si nuestras emociones funcionan así.

Mi abuelo pasó una segunda noche en el hospital. Está mejor, le han hecho varios exámenes, pero en definitiva no sabemos cuanto tiempo permanecerá ahí. Ojalá lleguen pronto los días primaverales y que las temperaturas suban para que él pueda sentirse mejor.

El Manu hoy jugó toda la tarde con sus primos, poco recordaba el dolor de su herida, es de esperar que no deje marcas, el problema es que parece que no aprende porque se lo pasa saltando y lanzando juguetes hacia arriba.



Estos dos hombres de mi vida se quieren mucho entre ellos y yo a ellos.

10 comentarios:

  1. Vaya tarde de desastres. Espero que tu abuelito se recupere pronto. y que a Manuelito no le duela mucho. Que pena cuando le viste la carita rasgada y el pomulo rojito.
    Veras como pronto sale el abuelo a jugar de nuevo con Manuelito!

    ResponderEliminar
  2. Pame:
    Que tarde más terrible. Pobrecito Manu, que justo le cayó la piedra en la carita y luego se cae en el único espacio con cemento. Gracias a Dios no fue peor. Con respecto a tu abuelito, ¡que pronto se restasblezca!, a su edad las afecciones bronquiales son muy comunes, pero de cuidado. Por favor VE que lo cuiden muy bien, ya que los cambios de temperaturas y el clima tan helado son más perjudiciales... Por favor, apoya mucho a tu mamá, que no se sienta culpable, por ambos asuntos. ¡Son cosas que no se pueden preveer!.
    ¡Un abrazo muy apretado amiga! y que se mejore pronto tu abuelito y Manuelito vaya mejorando sus golpes y rasmilladuras.

    ResponderEliminar
  3. Pobrecito Manu :( tiene que haberse dado un golpe muy fuerte.
    Espero de todo corazón que tu abuelo se recupere pronto...

    Cariños!

    ResponderEliminar
  4. Amigas, la noche del domingo mi abuelo falleció, él era mi padre pues me crió, fue quien me llevó al colegio en mi infancia, quien aparece en mis fotografías importantes.
    Por amor a mi abuelo le puse el nombre a mi hijo; el nombre de su padre (mi bisabuelo) y de su hijo (mi tio fallecido), MANUEL.
    Como familia estamos bien, más tranquilos, hemos llegado del velatorio donde lo dejamos.
    Esté algo ausente unos días.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Querida Pamela:
    Yo se que no existen palabras que consuelen el gran sufrimiento que debes estar pasando, pero como ya lo conversamos, te acompaño en tu inmenso dolor, poque te quiero y estimo mucho. Mucha entereza amiga y fortaleza para enfrentar estos momentos de la mejor manera junto a Tu Mami; apóyala mucho, junto a todos tus demás seres queridos!.
    Con mucho amor y respeto. Paula.

    ResponderEliminar
  6. Pamela: lo siento muchísimo.
    Se nota que tu abuelo era una persona muy importante en tu vida, e imagino los momentos que estarás pasando.
    Desde la distancia te mando un abrazo muy fuerte, y mi cariño.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. El domingo precisamente a mi hia le pasó algo parecido: se cayo y aterrizo con la nariz!! Y ayer se pego con el borde de la cama y se partió el labio inferior y se le salió morado en el superior... es horrible verlos heridos, pero no podemos más que protegerlos al máximo para que los golpes sean mínimos.. Espero que los dos se recuperen muy pronto!!! Gracias por pasarte por mi blog!! Gracias a eso ahora estamos en contacto!!

    ResponderEliminar
  8. Pamela, cuánto lo siento. Te mando un abrazo. Ver a tu abuelo en las fotos me causó mucha ternura.

    ResponderEliminar
  9. Solo te puedo decir "lo siento". Espero todo pase pronto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Recien cnociendo tu blog y me encuentro con este post y esta noticia. Yo perdi a mi abuelo hace poco (en realidad ahora que lo pienso hace un año, y a mi me parece ayer) y lo extraño cada día. Hace poquito escribi un post sobre ellos. Asi que lo unico que te digo es que él va a seguir estando, desde otro lugar, pero no los va a dejar nunca. Yo lo se, todavia lo puedo sentir en mis sueños.
    Espero que estes mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar