martes, 6 de septiembre de 2011

Hijo único IV

Esto ha salido más largo de lo que imaginé, ya va la cuarta entrada de mi tema Hijo único.

No puedo dejar de referirme que el ser hijo único también te ofrece ventajas, porque un niño que tiene el tiempo y la atención de sus padres sólo para él, en donde pueda recibir seguridad, un niño al que se le reconocen sus logros cada vez con el que también refuerza su autoestima, un niño con el que se puede llegar a tener un acuerdo que reconoce cuando es obediente, un niño que aprende a compartir y reconocer que hay cosas comunes y de pertenencia de alguien, un niño que aprendió a tener momentos privados y otros de reuniones sociales con familia o compañeros de colegio, será un niño que tendrá grandes herramientas en la vida con muchas posibilidades de convertirse en un adulto feliz.

Por supuesto que todo esto lo puede conseguir cualquier niño que es criado en un ambiente de amor y confianza. Sin embargo debo especificar ciertos aspectos que para mí hacen las ventajas de un hijo único, siempre y cuando los padres permitan el desarrollo de los hijos.

* Un hijo único aprende a valerse por sí solo y a defenderse por sí solo. Lo hace más autovalente.

* Un hijo único es más autónomo, él de manera individual debe aprender a hacer sus cosas de principio a fin y debe aprender a hacer de todo, no cuenta con un hermano con que intercambie tareas o derechamente endosarle las que no le gustan.

* Un hijo único debe tener iniciativa, las cosas deben nacer de él porque no tiene a un hermano que le colabore en ideas, desarrolla la autoestimulación.

* Un hijo único experimenta la soledad, ha aprendido a conocerla y aprenderá convivir con ella en su etapa adulta.

* Un hijo único entabla reales conversaciones con adultos, porque domina la relación con ellos.

* Un hijo único tiene mayor desarrollo del lenguaje, con un vocabulario más rico y a una edad más temprana, por el hecho de participar de mayores conversaciones con adultos.

* Un hijo único puede desarrollar antes la maduración lingüística, por la constante participación de conversaciones y escucha con adultos.

* Un hijo único aprende, desarrolla y ejecuta el orden con sus pertenencias, él sabe que donde deja sus cosas ahí estarán, nadie se las sacará. Ese hábito lo acompañará para toda la vida.

*Un hijo único retarda el momento en que conoce sentimientos como los celos o la competitividad.

Los niños son seres muy frágiles y están permanentemente susceptibles a los efectos del entorno, de sus relaciones personales, de las oportunidades, de  los aciertos y de los errores propios y de sus cercanos.

Por lo que esta larga reflexión que ordené, tiene como principal objetivo el poner sobre la mesa (virtual) un número de aspectos que debo cuidar, porque quiero hacer de mi hijo un niño feliz, un niño que crezca con las herramientas para enfrentarse al mundo, con la palabra como su aliado para llegar a entendimiento o denunciar si es necesario, con la confianza y la sinceridad para acercarse a su próximo, con un pie firme para llegar a sus metas y con una mano firme capaz de detener un golpe.

Quiero que mi hijo se convierta en un hombre pleno, en el cual hayamos forjado un corazón puro, una conciencia social, una alegría que muestre con sus actos, que sepa recibir amor y también pueda darlo.

Si este texto le sirve a otra mamá, me daría también mucha alegría.

1 comentario:

  1. Claro que sirve Pamela, muy buena tu reflexión...
    Muchas Gracias!!!

    ResponderEliminar