miércoles, 5 de octubre de 2011

Cuando los hijos te cuidan desde el cielo.

Hoy no tenía pensado escribir o publicar, sin embargo en la mañana cambiaron las cosas. Un colega que esperaba un hijo nos dio una triste noticia.

El y su esposa se casaron hace unos 6 ó 7 años (hoy mi memoria no quiere dar datos exactos), yo asistí a ese matrimonio, fue muy lindo.

Al poco andar esperaban un hijo, el peque mostró un pequeño problema en un conducto renal que podía ser tratado una vez que naciera. Así fue, hoy ese peque de 5 años está sano y anda super bien.

Cerca de dos años más tarde esperaban un segundo hijo, lamentablemente en una ecografía el bebé mostró padecer un mal, el llamado sindrome de potter tipo 2 que afecta a los riñones con fallas sistemicas asociadas. Ese bebé nació, vivió unas horas y falleció. Asistí a su velorio.

Pasó un tiempo, ellos pensaron en adoptar un niño, pero llegó un tercer embarazo, otro bebé en camino.
Todo estaba normal, sólo que no quería mostrar su sexo en las ecografías, nada más que llamara la atención, pero ayer le practicaron una eco de rutina y apareció el mismo diagnóstico de su hermano anterior.

Esta mamá tiene 36 semanas de embarazo, cuando cumpla las 37 le harán una cesárea. Estos muchachos, padres jóvenes, deberán pasar otra vez por el mismo dolor que ya conocieron. Y nuevamente tendrán a su hijo en frente por algunas horas para poder saludarlo y despedirlo.

No sé como se podrá resistir eso (mientras escribo se me llenan los ojos de lágrimas), cuando en un embarazo casi de término te enteras que tu bebé no podrá vivir. Y toda esa esperanza y ese amor que acumulaste se mezcla con dolor.

Siento unas ganas enormes de abrazar a mi hjo que quedó en casa con la abuela, jugando lleno de energía después de una jornada de Jardín Infantil.

¿Cómo puedes vivir con dos hijos en el cielo?

8 comentarios:

  1. Imposible poder imaginarse el dolor que deben sentir esos padres. A mí me tuvieron que hacer un legrado a las 17 semanas de mi primer embarazo y quise morirme,y no había sentido a mi bebé. Cuando estás apuntito de conocerlo,uff,la piel de gallina.
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco he podido contener las lágrimas.
    Tiene que ser durísimo para estos padres enfrentarse a la perdida de un hijo, y para colmo el segundo.
    Cuanto lo siento...

    ResponderEliminar
  3. Creo que solamente el hijo que si esta de este lado de la tierra puede darles fuerza en algo asi. Mucha luz para esa familia y esos dos angelitos

    ResponderEliminar
  4. Lo peor que pueda pasar.. madre mia¡ Un abrazo y todo mi animo a esa familia, tienen que luchar por su niño grande¡ Besos.

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente la peor experiencia que una persona podría vivir. Generalmente cuando lo pienso, me muero de pena y el pensar en esos padres me da una tristeza inmenza. Envíales muchas energías positivas y paz..., sus hijitos los esperarán en el cielo es lo único que podrá foltalecerlos!.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Evidentemente, ahi hay una facilidad genetica que los lleva a esos desenlaces fatales.

    Les admiro que hayan caido en un tercer embarazo, que yo hubiera evitado a toda costa.

    Como sobreviviran? lo haran con dolor y su corazon volvera a partirse en cachitititos, pero saldrán adelante, porque tienen un hijo con ellos que los necesitará.

    Y ojala encuentren algun tipo de anestesia para ese dolor, que ningun padre deberia vivir.

    ResponderEliminar
  7. El momento llegó, el viernes que recién pasó ella anunció que quería nacer, si era una niña. Unas contracciones y se fueron a la clínica, nació pasadas las 13:00 horas.
    Estuvo en brazos de todas las personas que la aman, esperó a cada uno de ellos, eran los más íntimos, abuelos, tios y alguien más. Se parecía a su madre.
    Se fue poco antes de las 18:00 horas en brazos de su padre.
    Pude verla durante su velorio el sábado, me dieron ganas de acariciarla.
    El domingo estuve en su funeral y se me partió el corazón.

    Me asombra maravillosamente la entereza de sus padres. Disfrutaron cada momento del embarazo y de vida de su niñita.
    Ellos están muy claros del propósito de la venida de su hija y prometieron hacer todo lo que esté en sus manos para reunirse como familia.

    ResponderEliminar
  8. Ah Pamela... clavarse un puñal en el corazon y retorcerlo... Dios...

    ResponderEliminar