viernes, 14 de octubre de 2011

Esperanza

Desde hace muchos años, ya no recuerdo cuantos, que estoy convencida que las mujeres llevamos tatuado un mismo nombre. Un nombre que compartimos lo queramos o no, un nombre que no está en nuestra acta de nacimiento (con algunas escepciones).

Lo podemos ver en nuestro perfil de usuario, lo podemos encontrar en nuestro mapa genético. Lo podemos ver en nuestras grandes y pequeñas tareas y propósitos; lo podemos encontrar en el final de cada emoción.

Creo que este nombre hace que seamos de la forma que somos, lo puedo comprobar en la historia. En la historia de mi vida y en la historia de vida de tantas otras.

Este nombre tiene distintas traducciones, en cada idioma, en cada dialecto es mencionado de diferentes formas.
Para algunos se traduce como: fé, confianza, porfía, seguridad, fortaleza, falta de amor propio, convicción, posibilidad, abandono, empeño, fuerza, obstinación, entereza, constancia, amnesia, ahínco, esfuerzo, vista gorda, ilusión, promesa.

Yo lo traduzco como Esperanza.

4 comentarios:

  1. así es, y es esta la que nos mueve y nnos inspira a creer en un mundo mejor! que tengas un gran inicio de semana!

    ResponderEliminar
  2. Que lindo post Pame. Completamente de acuerdo...si nos damos cuenta a tiempo, las mamás tenemos el poder de cambiar el mundo =)

    ResponderEliminar
  3. Wendo, es la Esperanza, mi Esperanza la que me mueve,tienes razón ;)

    Mica, tenemos que generar los cambios necesarios.

    Annie, gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar