martes, 15 de noviembre de 2011

Salió sumado

En casa papá y yo somos de temperamentos fuertes y cada uno con sus propias ... ehhh... como lo digo... ya sé, usaré varios sinónimos... cada uno con sus propias mañas, manías, hábitos, costumbres, gustos, estilos, tendencias o posturas frente a distintos temas.

No por eso debieran pensar que somos muy diferentes, hay aspectos en la vida que compartimos bastante y suponemos que eso nos recuerda el por qué estamos juntos cada vez que tenemos nuestras diferencias.

Cuando estaba embarazada y Manu crecía dentro de mí, en broma yo decía que la genética entregaba una u otra cosa de los padres a las criaturas, esto según Mendel, por lo que yo esperaba que la guagua sacara el temepramento de uno de nosotros dos, pero que con la suertecita que nos gastamos seguro que la criatura salía sumada, es decir, que tendría el temperamento del padre + el de la madre juntos.... OH!

Que puedo decir a esta altura... parece que soy pitoniza... es que el Manu salió hermoso (como los padres), inteligente (como los padres), habiloso (como los padres), cantor (como los padres), sociable (como los padres), amoroso (com los padres) jajajaja, pero a veces con un genio de horrores también como los padres... ay Dios!!!!

jajajaja, estoy pagando mis culpas, jajajaja.

Intento enmendar lo que la genética nos provocó, pero pucha que cuesta!!. Caramba que niño tan voluntarioso, sinceramente hay días (sobre todo cuando estoy muy agotada de tanto andar corriendo de un lado para otro) en que la paciancia marca vacío y me convierto en un mounstro autoritario.

Pero si es que llego a la casa y comienzan los berrinches, con la más pequeña provocación. Por suerte al paso de las horas las aguas toman algo de calma y volvemos a ser los dos besucones que somos, claro que el conflicto vuelve cuando hay que ir a lavar los dientes antes de dormir (pero de eso hablaré otro día).

Solo quiero tener un gran huerto de paciencia para que nuca se me termine y que mi hijo comprenda que la obediencia debe aprenderla. Un trabajo para los tres.

9 comentarios:

  1. Pamela, perdona seguro que a ti no te hace gracia, pero no he podido evitar reirme jajaja.. salio tremendo jaja.
    besos. espero que al final solo sea una racha de hacerse notar.

    ResponderEliminar
  2. Jajjajajaja, muy bueno y bastante humildes los papás con la herencias para Manu jajajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Annie, si a fin de cuentas a mi también me da risa, pero a veces me la tengo que morder para que él no vea que alguans cosas me causan gracia.jajaja... tú lo dijiste y su abuela también se lo dice "es tremendo!"

    Paula, una autoestima bien posicionada pues, jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Como se suele decir, de tal palo tal astilla, ja, ja.
    Bueno, como dices, paciencia.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Está en la edad de hacerse notar. Tiene que desarrollar su personalidad, y sobre todo, medir a sus padres jajajaja. Me recuerda a una que yo me sé...
    En fin, que paciencia y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  6. Carol, me gusta ese dicho, yo vivo en una ciudad que se llama Talcahuano y aquí decimos "de tal palo Talcahuano" jajaja.

    Paula, jaja cuenta niña, cuenta! a quién te recuerda!? Mi ánimo no decae, mi paciencia a veces está en etapa de fabricación y se ve algo agotada en las vitrinas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja,¿sabes lo mejor? Que en unos años cuando te enfades con él te dirá "mamá no es mi culpa,son los genes",jejeje
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Mi pequeñita también salió sumada, así que a cultivar, como tu, un huerto gigante de paciencia!!!Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Elva, riete no más, ya vas a ver como sale tu piojillo, jajaja, capaz que hagamos competencias.
    Quizás con que me va a salir cuando tenga 14.

    Oh Zary como te entiendo, jijiji. Voy a buscar un buen compost y te doy el dato ;)

    Saludos chicas.

    ResponderEliminar