lunes, 5 de diciembre de 2011

Un día de Jardín.

Un día cualquera de jardín para Manu es así.

En la mañana antes que se despierte le pongo el pantalón de buzo, que es su uniforme y los calcetines. Una vez terminado esto comienzo a despertarlo... Manu, manucin, amor, despiertaaa. Cuando ya empieza a despertar me pide que me acueste junto a él y me abraza, acá comienza mi tortícolis, jaja, me abraza del cuello con tanta fuerza que no puedo moverme porque si lo hago agarra con más fuerza. No me queda más que abrazarlo y decirle que tiene que despertar, que mala pega la mía, jaja, regaloneo puro!

Una vez vestidos viene  los retoques del aseo personal, incluído el perfume que quiere ponerse él solo (antes no le gustaba); luego la parka si la mañana es helada y nos vamos al garage. Antes de salir por la cocina él se encarga de darle el desayuno a la Licán, esta es una buena estrategia para que la perrita no se ponga molestosa y nos deje hacer lo nuestro.

El auto queda sin seguro en las puertas así que él abre la puerta trasera, sube y se sienta en su silla, cuando va muy arropado eso cuesta, jaja así que entra mamá y lo abrocha en la silla. Voy a evitar dar los detalles de como ando corriendo para todos lados para que no se me quede nada en casa, como teléfonos (personal y del trabajo), llaves (personales y del trabajo), algún pancito para el desayuno, además de que no se me vaya a quedar alguna puerta sin llave , etc.

Como Manu es bastante sensible al sol (siempre le ha molestado) llevamos un libro de cuentos para que él lo use como visera cuando le da el sol. Caramba que se hacía difícil esto cuando era más peque y no sabía evitarlo solito. En el camino vamos escuchando música, SU música obvio y a través del espejo veo como va tarateando.

Llegamos a las afueras del jardín, agarro cartera (mía), mochila, hijo, mamadera y entramos. La mamadera se la toma en el jardín, no sé por qué pero le gusta hacerlo allá. Cuando tiempo atrás le daba la leche en casa nos demorábamos tanto tanto! que a veces salía pelea. A fin de cuentas no me ponen problemas por ello en el Jardín, pero tengo claro que para el próximo año tendrá que tomarla en casa.

Tocamos el timbre, siempre se demoran en abrir, entramos de la mano, a veces continuamos cantando la canción que veníamos escuchando. Entro con él a la sala, saludamos a los compañeritos que ya están ahí, a la tía, le saco la parka, se sienta y comienza a tomar su leche. Le digo Manu, pásalo muy bien, juega con tus compañeros y obedece a las tías.... si mamá... es su respuesta y queda feliz. A veces cuesta un poco la despedida, pero entiende muy pronto que yo volveré de mi trabajo.

A mi hora de colación voy por él, cuando llegó casi siempre está en el baño con la tía y sus compañeros lavando manos, cara y dientes después del almuerzo. Yo mientras entro a la sala y retiro sus cosas, así estamos listos cuando sale del baño. En cuanto me ve camina hacia mí muy contento. A pesar que él ya sabe más o menso cuando llego al verme se pone algo vergonzoso, luego se me cuelga del cuello y me pide tocar el timbre para abrir la puerta. Se despide de su tía y nos vamos.

En el auto vuelve a sentarse en su silla, yo tengo la precaución de tener su música para que suene en cuanto enciendo el auto. Ahí le pregunto como lo ha pasado, si jugó, que almorzó, si se comió todo, y hasta como estuvieron los compañeros; ahí me cuenta si alguno de ellos lloró y si es que él mismo lloró, a veces eso ocurre cuando le quitan algo.

Llegamos a la casa, él me abre la reja del antejardín, entramos a la casa y nos está esperando mi mamá, quien acompaña su único nieto durante las tardes. Yo almuerzo lo más rápido que puedo y me voy, no sin antes escuchar mi Ondiamaaaa!!!

7 comentarios:

  1. Jajajaja,está claro que desde que tenemos niños son ellos los que marcan los tiempos,la música que se escucha,etc...
    un besito

    ResponderEliminar
  2. Pamela:
    Los niños son de rutinas o de "rituales" y cre que ustedes los tienen bien arraigados jejejeje.
    Mira que tomarse la leche del desayuno en el jardín...
    Que lindo es Manu.
    ¡Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Que linda mañana =) se lo nota tan feliz que contagia

    ResponderEliminar
  4. Elva, tienes mucha razón... y lo podrás comprobar en mis próximos jueves troveros que ya están programaos.

    Paula, absolutamente, somos de ritos... como sabes alguien escribió por ahí "los ritos son necesarios" :D

    Mica, así es contagia con sus sonrisas.

    Saludos chicas.

    ResponderEliminar
  5. Pasan unas mañanitas muy ricas y juntitos! Que tengan una hermosa semanita, saludos para Manu!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonita mañana, y sobre todo pausada y a su ritmo que es lo que importa!

    ResponderEliminar
  7. Wendo, si, intento disfrutar la mañana porque depués son hartas horas sin él.

    Silvia, intento que sea cercana a su ritmo, pero el reloj nos apura.

    Saludos.

    ResponderEliminar