lunes, 23 de enero de 2012

Su relación con mamá

Manu a sus 3 años y 7 meses aún mantiene ciertos comportamientos que lo relaciono con ser un bebé, en el buen sentido de la palabra. A que me refiero, él tiene una permanente relación con mi abdomen y pechos, su domicilio anterior y su fuente de alimento hasta hace poco, respectivamente.


Como yo he estado ganado peso este último año, ayudada con el estres del día a día tragando la comida en vez de servírmela y acompañandome de galletas y chocolates para saciar la ansiedad y el hambre; mi abdomen está bastante redondeado y bien llenito, para usar palabra más locales, estoy bastante gordita, jaja. Pero mi hijo parece que más me quiere así, busca mi guata y le decimos "guatanga", la quiere tocar con sus manos, con sus mejillas, la besa, cierra sus ojos y me toca con sus párpados... es que me derrito cuando lo hace.

Manu tomó pecho hasta los 2 años y 11 meses (se puede leer acá), pero nunca se ha desprendido de sus "lalos" que es como llama a mis pechos, para dormir los busca, durmiendo los busca, cuando está jugando y de pronto me ve corre y los busca. Cuando estamos regaloneando me dice que quiere los lalos, juega a tomar leche tocando apenas con sus labios, me mira y se rie; luego me dice que se ha acabado la leche y los guarda. Cierra los ojos y lo toca con la punta de la nariz como recordando otros momentos muy gratos en su vida.

Al Manu le gusta acariciar con el rostro, a mí también me gusta eso, ambos lo disfrutamos mucho, claro que él mientras más presiona pareceiera que más grande es el amor, si a veces me duele y le digo "ayyy no, no tan fuerteee! jaja.

Estas cosas hace que piense que él ha sido un niño muy feliz, tanto en el vientre como en su período de lactante. Es como si se transportara a otro mundo.

Daría lo que fuera por sentir lo que él siente en esos momentos, sólo por 5 segundos.

6 comentarios:

  1. Ayys qué lindo!...
    Qué hermoso es sabernos su todo! que bonito lo expresaste
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Que linda entrada Pamela. Ellos nos aceptan totalmente, sin prejuicios y nos adoran!!. Un beso y felicidades por ese pequeñín tan cariñoso! ;)

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito!
    Desde luego que es un niño feliz!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Quedé totalmente derretida con esta entrada, yo también tuve ganas de sentir lo que Manu siente, debe ser maravilloso.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Ana Laura, siii, eso me deja flotando, jeje.

    Yaneth, es un dulce conmigo, lo adoro, aunque a veces me ahaga rabiar, jeje.

    Carol, es un niño bien expresivo, alegre y juguetón.

    Adriana, me he acordato harto de ti, cómo va tu embarazo? están bien? y tu Mateo? Extraño tus entradas. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  6. ains..que bonito.. si es que siguen siendo nuestros bebotes.. tan lindos¡

    ResponderEliminar