domingo, 19 de febrero de 2012

La risa de los niños, atracción total.

Alguna de ustedes puede resistirse a la sonrisa de un bebé o a la carcajada de un niño?

Yo no, esas sonrisas carentes de dientes o apenas mostrando los primeros que asoman son maravillosas, cuantas veces nos preguntamos "Qué pensará?, Que querrá decir esa lenguita de trapo?".

Pero cuando los bebés nos regalan esas sonrisas nos olvidamos de las preguntas, todo nos queda claro, ellos te están diciendo "Si, me gusta; Que rico verte; Más más".


Y cuando ya son grandecitos,  además de hacerse entender con sus propias palabras, lanzan esas carcajadas ultracontagiosas que hacen que a una se le marque inevitablemente una gran sonrisa en el rostro.

A mí la cabeza se me gira buscando el norte de esa carcajada... es que son tan puras, tan enérgicas, tan llenas de alegría!

Qué les pasa a ustedes con las sonrisas y las risas de los niños?

3 comentarios:

  1. Pamela:
    Me encantan!!!, son exquisitas esas risitas de los bebés bien pequeños y luego... la de mi Monita que es irresistible jejeje. Un besito!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Qué post más bonito Pamela!!
    Yo siempre he dicho que para mí el sonido más bonito que hay en el mundo es la risa de un niño

    ResponderEliminar
  3. Pauli, siiiiii irresistibleeee.

    Silvia, remueven las fibras.

    ResponderEliminar