lunes, 26 de marzo de 2012

Sus vacaciones

Las vacaciones de Manu fueron algo mejores que las mías, estuvo más tiempo con papá que tiene la suerte de estar en un trabajo con más vacaciones. Ellos jugaron mucho, matiné vermut y noche... si noche, porque el pollito se aprovechaba de las circunstancias y se acostaba más tarde.

Cuando mamá y papá coincidieron con sus días de feriado legal, Manu estaba re feliz, se lo pasaba en la cocina... y claro si la madre disfruta de cocinar; también pasaba armando pistas de carrera para los autos con papá. Pero lo que más quería era partir a la playa porque ahí encontraría camas elásticas.

En casa le damos permiso para saltar en la cama, es que finalmente nos dimos por vencidos, y tal como dice el dicho "si no puedes vencerlo, únete a ellos". Puede hacerlo con uno de nosotros cuidándolo y por los minutos que acordemos: "Manu, cuando el palito grande llegue al 5 se acabó el salto". Lo bueno es que él cumple, sabe que no puede saltar si está solo, pero le cuesta bastante cumplir con el reloj.

El cuento es que cuando llegamos a la playa y ve la cama elástica quiere saltar inmediámente.

Afortunadamente los $500 a $800 sólo duran 10 minutos, lo sufieciente para que quede bien cansado, jaja.

Sabemos que es un tanto peligroso, pero dejamos que lo haga mientras se porte bien... si se pone loco, se acaba el salto. Pero es un experto, supongo que llegará el día que cuando lo vea el circo chino o ruso se lo llevarán.

Por suerte siempre encontramos algún distractor  del segundo deporte oficial del Manu... saltar.

  
El día que fuimos al campo nos tocó lluvia, partimos muy temprano en la mañana con llovizna, cerca de la hora de almuerzo despejó un poco, entonces aprovechamos para cosechar la fruta de los árboles, pero cuando se acercaba la hora de regresarnos (en tren) el agua la tiraban en valde... ohhh. Agarramos la ropa que pudimos, nos forramos bien y nos volvimos. Por suerte nadie resultó resfriado


Era el último fin de semana que quedaban de mis ansiadas vacaciones, había que pensar en volver al trabajo.

8 comentarios:

  1. Qué buenas vacaciones, y qué buenas fotos.
    A mi hija también le encanta saltar, aunque todavía no consigue hacerlo todo lo que ella quisiera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que tienes razón, tu hijo se lo ha pasado fenomenal!. No me extraña que se acostara tarde en las noches, el mío cuando se lo pasa tan bien se pone eufórico y no hay quien lo haga dormir...
    Me encantan esas vacaciones que han tenido aunque me hubiese gustado que tú también tuvieras un trabajo con más días libres para disfrutar con tu familia. Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Y lo que disfrutan con los saltos!
    A pitufo tambien le encantan.. claro que no me extraña.. a mi porque no me dejan.. si no le acompañaria encantada jajaja.
    Geniales vacaciones.

    ResponderEliminar
  4. Es genial ver la libertad que tienen los niños, no se limitan ni siquiera porque se puedan lastimar (supongo que saben que nosotros nos encargaremos de cuidarlos, jeje).

    Qué bueno que tu pequeño haya disfrutado sus vacaciones :D besos

    ResponderEliminar
  5. Genial, se ve que lo pasó genial. Ah, estoy segura que por el circo chino o ruso se encontrará con mi piojo, je je je.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Me alegro que Manu pasara unas vacaciones geniales! besos para el y que pasen un hermoso día!

    ResponderEliminar
  7. Carol, con práctica Minerva se convertirá en una experta, jeje.

    Yaneth, los días de mucha actividad pareciera que agotan hasta los últimos cartuchos por la noche, jaja.

    Annie, yo creo que debieras intentarlo con Pitufo, jiji.

    Bere, yo creo que por eso lo pasan tan bien, tienen absoluta libertad en sus movimientos, jaja.

    Elva, espero que Manu no vea las fotos de babyspider, capaz que manden juntos la ficha de inscripción al circo.

    Wendo, como él todavía no sabe de grandes paseos, lo pasa bien con paseos tan sencillitos jeje.

    Saludos a todas.

    ResponderEliminar