lunes, 28 de mayo de 2012

Y por qué me lo regaló?


Mi hijo es un pequeño coleccionista en donde sus padres han aportado bastante, para bien o para mal él ya está conociendo el concepto. Con papá no queremos que Manuelito se convierta en el “Quico” que tiene todo aquello que desea, pero intentamos acceder gradualmente a algunas de sus peticiones.

Cuando Manu celebró su cumpleaños N°2 recibió su primer Señor Cara de Papa y desde aquel día se ha acompañado de este cascarrabias caballero redondo al que le saca y coloca sus piezas una y otra vez, lo que se puede ver aquí y acá.
 
Lo terrible es cuando se le ha extraviado alguna pieza, porque pregunta por ella y hace que todos la busquemos, así han pasado perdidas: una nariz roja por unos 3 meses, una oreja como hace 3 meses y hace poco un bigote negro. De ellas, sólo la nariz fue encontrada, pero la oreja no, así que tenemos un señor cara de taza y el bigote café se lo pasa pintado con plumón, témpera o acuarela negras.

Así es que comencé a buscar de segunda mano piezas del señor en cuestión y encontré a una persona que vendía justo algunas de las piezas que mi Bebel quería, unas patitas y un casco de constructor y lo mejor de todo es que el paquete traía 2 bigotes negros ehhh!!! Unas orejas y otras piezas más que él no tiene.

Ayer domingo concreté la compra, la persona que vendía vivía justo en Talcahuano, a 10 minutos de mi casa, así que aprovechando que él andaba bien inquieto por sus piezas perdidas le pedí que me acompañara en el auto porque tenía que salir. La pelí que estábamos viendo con papá quedó pendiente para mí (August Rush, buenísima, véanla) así que el final lo vi más tarde.

Llegué a la dirección, me estacioné fuera de la casa, realicé la transacción, regresé al auto y volvimos; el Manu nunca supo que pasó, ni siquiera preguntó. Cuando llegamos a la casa, intenté explicarle y le dije: “Manu, tú recién me acompañaste en el auto verdad?  pues fuimos a la casa de un niño que ahora es grande y que tenía unos juguetes que ya no usa y como él sabía que a ti te podían servir están aquí”.

Entonces vacío en el suelo la bolsa que era un gran tesoro para todos nosotros y la cara de felicidad era indescriptible. Los adultos teníamos unas grande motas de algodón en las manos llegas de alcohol para limpiarlas preciadas piezas, y a medida que él las descubría más que rápido las limpiábamos y se las pasábamos.

Manu quedó muy feliz, repitió toda la tarde “Hoy recibí un buen regalo!”, distinguía las nuevas de las antiguas, armó cuanto Señor, Señora y Niño cara de papa pudo porque trajo todo!!!!

Me preguntó varias veces por qué el niño se las había regalado, yo le dije que porque ya había crecido, no jugaba con ellos y los tenía guardados. Me preguntaba por cómo se llamaba, le dijimos (papá y yo) que se llamaba Andrés. Entonces le dije que cuando él (Manu) fuera más grande podría regalarle alguno de sus juguetes a otro niño más pequeño, frete a lo cual no se negó.

Pero en la noche, mientras estábamos acostados, me sorprendió cuando me dijo:

-          Hijo: Mamá hoy recibí un buen regalo
-          Mamá: Si hijo
-          Hijo: Mamá, cómo era el niño?
-          Mamá: Pero ya te dije era más grande que tú, de unos 8 años (parece que más)
-          Hijo: Pero dime más… Cómo era? Cómo era su cara? De qué color era su piel? Cómo era su pelo?

Bueno, yo le respondí con algo más de imaginación que de seguridad, yo vi a un niño cuando retiré la bolsa de sus antiguos dueños, pero no tuve la seguridad a quién le pertenecían.

Lo que me quedó dando vueltas fue que mi hijo pensó mucho más tiempo del que imaginé en el antiguo dueño, no sé de qué forma, tal vez en su generosidad o en cómo pudo entregar algo como aquello… pues no lo sé, creo que hoy le preguntaré.

De lo que si estoy segura es que mi hijo puede ser capaz de valorar los gestos de otro a pesar de los cortos años que tiene, si aún faltan 2 semanas para que cumpla los 4 años... Te amo Bebel!

13 comentarios:

  1. Michelehttp://embarazoforo.webs.com/28 de mayo de 2012, 16:35

    Que lindo Pam, la operación salio perfecta y Bebel contento jaja
    Estos detalles nos acercan a nuestros nenes y nos llenan de satisfacción! Besos

    ResponderEliminar
  2. qué bonito Pamela, la ilusión que reflejan con cosillas tan simples es inmensa... pero es curioso ese interés en el anterior dueño siendo tan pequeño ¿En qué estaría pensando?

    ResponderEliminar
  3. Michele, si, yo estaba tan contenta como él al verlo tan feliz.

    Zu, eso quisiera saber yo... ahora como se lo pregunto sin que se sienta acosado, tal vez esperaré a que él lo mencione nuevamente.

    Saludos chicas.

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito Pamela, creo que tu niño hoy ha recibido dos grandes regalos: los juguetes y una lección de generosidad.
    Seguro que algo ha quedado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Maribel, yo también estoy segura de ello y me alegra :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¡A veces nos sorprenden muchísimo!
    Creemos que no se dan cuenta de las cosas, que no aprecian los detalles, pero ¡cómo lo hacen! ¿sigue tan interesado por el anterior dueño o fue algo pasajero?

    ResponderEliminar
  7. Qué lindo Pamela!. Estoy segura de que tu hijo ha sabido valorar ese hermoso regalo y ha querido ponerle cara a la generosidad. Con los niños siempre es así, piensa bien y acertarás ;)
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Que bonito.. se ve que es un niño que valora mas de lo material!
    besos.

    ResponderEliminar
  9. Pamela:
    Que buena compra y que buen regalo para Manu!!!. Creo que él no lo comprenderá aún del todo..!, pero que feliz se debe haber sentido!!!.
    Y felicitaciones a la mamá busquilla jejeje...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Beatriz, han pasado dos días y se acuerda, pero cada vez menos.

    Justamente, él quería ponerle un rostro, imaginar a ese niño.

    Annie, te aseguro que si le ofreces un cara de papa no se niega, jaja, pero si, es capaz de valorar los gestos.

    Pauli,definitivamente fue una buena compra, espero que lo de busquilla él también lo herede, je.

    Saludos chicas.

    ResponderEliminar
  11. que exqusito imaginarse a Manuel feliz con su juguete completo otra vez, y preocupado por quien habia sido su anterior dueño.... precioso!!
    Gracias, por compartir esta linda anecdota con nosotras.
    Te mando un beso Pame!, gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  12. Es normal que las novedades vayan sustituyendo a situaciones anteriores, pero la marca que dejan en ellos ciertas situaciones es indeleble aunque no logren recordarla. Mi hijo nos sorprendió ayer recordando un acontecimiento del verano pasado. Nada más llegar a la playa recordó que allí había pasado un día con su tío en agosto. Nos dejó asombrados. Sin duda para nosotros fue un día más de playa, pero para él fue algo muy especial
    Tu hijo es sin duda un niño muy cariñoso y agradecido al mostrar tanto interés por ese otro niño. Quien sabe, si con el paso del tiempo, cuadno vea ese juguete en un escaparate recordará aquel otro niño anónimo que lo hizo tan feliz.

    ResponderEliminar
  13. Daniela, es que los niños son felices con cosas tan sencillas, si se entretienen más con las cajas que con los juguetes (cuando son chiquitos), claro que de repente te piden uno de esos juguetes que cuestan un ojo de la cara, jaja.

    Beatriz, es ciero sorprenden con cosas que recuerdan y que a una le pasan por alto.

    Saludos.

    ResponderEliminar