martes, 10 de julio de 2012

En el larguero

Si nos hiciera una visita un técnico especializado en el negocio de colchones, seguro nos pediría ¡¡por favor!! que cambiásemos el que tenemos en casa.

Es que nuestra cama tiene una depresión en el sector donde dormimos Manu y yo... así es por que el sector donde duerme papá es como dormir en Los Altos de la Cama.

Con Manu siempre jugamos al "déjame espacio!" y es que en verdad competimos por él... no me equivoqué, él habita a pata suelta en la cama y yo compito por el espacio, si pareciera que lo mendigo, jaja.

Por que ni por más que lo dejo a mi hijo bien al medio (que es su ubicación en nuestra cama), poco a poco comienza a buscarme con sus piernas, brazos y rostro, y yo temino en el larguero (entiéndase la sección más larga de la parte rígida de la cama)


Pero saben qué? aunque tenemos que cambiar colchón, y en eso nos hemos demorado medio año, me encanta ese sector más cóncavo de nuestra cama, porque ahí es donde estamos más juntitos con Manuelito, sentir sus manitos durante la noche y aveces despertar tipo 4 de la mañana con mi cabeza casi colgando no me molesta.

Nuca imaginé recibir tantas caricias a la hora de dormir, esas caricias que nacen quizás de un sueño, o de su necesidad de sentirse acompañado. Esas caricas que tantas veces respondo con más caricias y besos valen los minutos que le robo al sueño. Porque los cuatro años y algo que hemso colechado han sido preciosos... les conté que al comienzo yo quería que el recién nacido durmiera en su cuna?.. pues si, eso es  por la falta de información, pero lo contaré en otro momento.

Por ahora un café bien cargadito me quitará el frío.

8 comentarios:

  1. Aaaay Pam caricias... yo sólo recibo patadas, pisoteadas y manotazos jajaaja yo no sé qué forma de dormir tienen mis hijos, y como se me vengan los dos a mi cama yo ya no pego ojo xD eso sí, despertar y verles a los dos ahí no tiene precio!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajjajaj ¡¡qué lindo Pamela!!
    Mi suegra a veces "me pide prestado" a M. para llevárselo a dormir a casa...le encanta que se les meta en la cama y le de caricias y besitos a ella y al abuelo :o)

    ResponderEliminar
  3. Pame:
    Me encanta como lo describes!!!. En verdad, nosotros hemos colechado "por temporadas" con la Monita, pero ahora que tiene 6 añitos, solo resisto una siesta... abrazaditas!, ya que una noche completa me deja totalmente aporreada; no se que le pasa que patea tanto jajajaja.
    Un abrazo amiga!

    ResponderEliminar
  4. Ja, ja, ja, si es que al final ellos se hacen dueños de toda la cama.
    Yo también era de las que pensaba que mi hija dormiría en la cuna, me alegro de haberme equivocado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Nuestro colchón lleva el mismo camino. Eso sí, para alargar un poco mas su vida puedes darle la vuelta jajaja. Así van "compensando"... ;b
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Zu, acaso no sabes que quiere te quiere te aporrea? jijiji.

    Porfin, M debe ser un dulce y con razón lo piden los abuelos!

    Pauli, me gustó eso de por temporadas, jeje. Seguro que ella lucha por espacio cuando están los tres!

    Carol, varias de las cosas que me he planteado hacer y que no han resultado generan los mejores cambios de mi vida!

    Annie, bonito y tiernecito, jeje.

    Yaneth, el tiempo de rotar el colchón ya ha pasado, solo queda renovarlo jaja.

    Saludos chicas.

    ResponderEliminar
  7. Que linda jaja que momento tan tierno!
    Habrá que vallar la zona de Manu. Aquí en casa pasa lo mismo, de hecho estábamos hablando esta mañana mi marido y yo que mi hija se "espatarra" entre nosotros desde que vino del paritorio. Y claro, el hundimiento del colchón, las manchas de leche y el olor a bebecito de mi lado no se puede quitar!
    Besos Pam

    ResponderEliminar