miércoles, 25 de julio de 2012

Para C


Ayer recibí una triste noticia, una joven mujer de 28 años falleció hace una semana mientras dormía, muerte súbita.
Yo la conocí hace 8 meses cuando me llamó por el aviso de venta de la leche de cabra. Una de sus mellizas de 1 año, en esos días, era alérgica a la proteína de la leche de vaca (APLV). Comenzaron a tomar esta leche las dos niñas y el cambio fue tan positivo en ellas que yo podía ver en sus jóvenes padres la alegría y tranquilidad que les producía. 

La madre, a quien llamaré C, era una mujer que se veía enfrentada al dilema de trabajar fuera de casa y el cuidado de sus hijos, que eran 4. Yo sabía de ellos en promedio una vez al mes, a veces veía a la madre y otras al padre, nos dábamos unos minutos para conversar, ellos me contaban de sus preocupaciones por el frío invernal, o de sus alegrías con las pequeñas. 

Ayer me llamó el padre para pedirme una leche, quedamos de encontrarnos en cierto horario para entregarle este producto que me ha unido a varias familias. Al encontrarme con él le pregunto: " ¿Y cómo está C?", entonces me dice que C ha fallecido el día 16...

Me ha dado mucha tristeza, el rostro de este padre estaba tranquilo, pero lleno de dolor y de una gran carga de responsabilidad sobre él, "... a mí ahora no me puede pasar nada..." fue lo que me dijo. Dudo que el abrazo que le di pudiese aplacar siquiera una mínima parte de su pena.

C fue una mujer que luchó por sus hijos, debía trabajar para aportar económicamente, C fue una mujer que alguna vez vi nerviosamente fumar un cigarrillo, C fue una mujer que se proponía dejar de estar lejos de sus hijas para poder cuidarlas... y ahora?... C ya no está, sólo me dan ganas de llorar porque no puedo dejar de pensar que es lo mismo que deseo yo, poder estar cerca de mi hijo hasta que sea un hombre adulto, estar ahí para acompañarlo, educarlo y protegerlo.

Espero que las fuerzas nunca abandonen a este padre que debe trabajar largos horarios para poder sostener a su familia. Que su energía se multiplique para compartir los tiempos escasos con sus niñas. Están las abuelas, ellas ahora son su apoyo.

Que el amor los rodee, los niños saben de eso.

Y que C desde donde esté, pueda estar cerca de sus hijos como lo deseaba.

C estas letras son para ti.

18 comentarios:

  1. Uau Pam, me has emocionado. Tan joven...
    Yo perdí antes de ayer a una compañera del trabajo, y cuesta ver como la gente joven pierde la vida y deja ese rastro de juventud, y más teniendo familia mas se nos compunge el corazón.
    Dios es grande, que sostenga esa pequeña familia...
    Un beso Pam.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente como dices, cuesta comprender las partidas tempranas.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Que pena Pamela, la perdida del padre es triste pero la de la madres, ( por lo menos eso creo yo) es irreparable, espero que ese pobre hombre pueda hacer de padre y madre para sus hijos y que algún día todos puedan volver a sonreir, bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, ojalá ese padre pueda llenar esos espacios.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Qué triste lo que cuentas...
    Deseo que este padre no pierda su fuerza y su fe y que nunca falte la unión ni el amor entre ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que logren ser una familia unida.
      Saludos.

      Eliminar
  4. qué pena más grande Pam!! sin duda las desgracias siempre asoman donde uno menos lo espera, una pena para esa familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me apena mucho, a pesar de lo poco que los conocí. Una triste noticia.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Uff....los pelos de punta...un escalofrío me ha recorrido desde el pelo hasta la punta de los pies!!! Una situación no deseable para nadie. El marido de C ha perdido a su gran compañera, y sus cuatro hijos han perdido a su mamá,¡horror!
    Ella estoy segura y, no creo en dios ni en nada de nada, seguro que estará siempre al lado de ellos protegiéndoles.
    un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que una no le desea a nadie, esos pequeñitos están viviendo una experiencia dolorosa.

      Eliminar
  6. Pamela:
    He quedado realmente helada con tu relato y decidídamente puedo confirmar que el futuro nadie lo tiene asegurado... Tan joven madre y esposa, es una pena terrible!!!
    Espero que C, siempre acompañe a su familia desde el cielo.
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso imagino yo también, que ahora ella está cerca de ellos.

      Eliminar
  7. Ufff que pena, que dolor para esa familia, es terrible. Un beso al cielo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pienso en su familia, en su madre, en su dolor.

      Eliminar
  8. Que duro, me has emocionado, no puedo dejar de pensar en ese padre, esos hijos, que injusta es la vida a veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Annie, también creo que algunas veces la vida es injusta.

      Eliminar
  9. Sé bien de lo que hablas. Hace un par de meses una tía de mi esposo falleció dejando dos hijos de 12 y 15!! Me parte el corazón verlos y saber que su mamá ya no está físicamente con ellos.

    Desde México, mucha luz para esa familia!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edna, yo intento imaginar como son sus vidas ahora.

      Eliminar