martes, 2 de octubre de 2012

La entrevista


Ocurre algo bien particular en el jardín infantil de mi hijo... la rotación de Educadoras, cambió 2 veces durante el primer semestre: comenzaron con la Educadora 1, continuaron con la Educadora 2 (que duró 10 días) y regresaron con la Educadora 1 de forma casi permanente, a ratos se ausentaba. Para colmo el segundo semestre llegaría una Educadora 3 que regresaría de su post natal, volviendo a retirarse la Educadora 1... uf!! se entiende?

A esta inestabilidad sumo la asistencia de varias estudiantes en práctica que llegaban algunos días de la semana a observar y participar en sala, las que son un apoyo, pero que no llegan a formar parte de una figura de apego para los niños.

Y bueno, después de toda esa introducción regreso al tema. Llegado el primer día de clases solicité por escrito una entrevista en donde estuviese presente la Educadora 1 y la Educadora 3; la primera porque necesitaba respuestas de lo ya ocurrido y la segunda porque necesitaba ponerla al tanto y pedirle el apoyo correspondiente. En caso de no ser posible solicitaba una entrevista con la Educador 3 y la Directora del establecimiento. Costó pero llegó, me reuní con las dos Educadoras en cuestión.

Durante la conversación planteo mi situación (lo mismo que expuse en el post anterior), entonces cuando menciono que a mi hijo solo le he escuchado decir que a un compañero que le gustaba pegar de vez en cuando y que a la tía Pepi no le gusta que vomiten los niños, entonces la explicación que me dieron fue la siguiente:

"...Es cierto que el compañero XY es un poco peleador e intentamos manejar eso; también es cierto lo de los vómitos, sucede que tenemos una situación muy compleja a la hora del almuerzo, porque la compañera XX no come, rechaza el alimento y vomita muchas veces de forma explosiva. Los demás compañeros no quieren sentarse a su lado o a veces se meten debajo de las mesas (jugando) para no ensuciarse... y claro, la tía Pepi habla fuerte y varias veces le ha vomitado encima..."

Qué concluyo con esto? que la situación de estrés al interior de la sala al momento del almuerzo era alto, más aún para algunos niños tímidos como Manuel. La tensión que debió sentir mi hijo pudo haber sido tal que no fue capaz de decir que deseaba ir al baño por temor a recibir una respuesta guiada por voces alteradas o tal vez se orinaba de miedo.
Una situación similar debió producirse en el baño, porque él no quería ir al baño ni siquiera conmigo, claro es la Asistente, la tía Pepi, la que habitualmente los lleva al baño.

Durante la reunión de apoderados a un mes de iniciado el segundo semestre, estaba yo comentando sutilmente este tema con una mama que conozco desde la sala cuna y me decía que su hijo algunos días del semestre anterior tampoco quería asistir al jardín... hummm, al parecer esto afectó a varios.

La Educadora 1 me decía que no alcanzaba a escribir en la libreta que Manuel se orinaba porque esto ocurría cuando ella ya se encontraba en su horario de colación... como sea, eso no es justificación para no informarme por escrito incluso al día siguiente. Ambas me aseguraron que no ocurrían situaciones de agresión, peleas, o acciones de índole sexual entre los niños y menos con adultos. Dios quiera que eso sea cierto.

Durante la reunión de apoderados a un mes de iniciado el segundo semestre, estaba yo comentando sutilmente este tema con una mama que conozco desde la sala cuna y me decía que su hijo algunos días del semestre anterior tampoco quería asistir al jardín... hummm, al parecer esto afectó a varios.


Más adelante contaré como fue el retorno en su segundo semestre de jardín infantil, fue positivo y cada día sigue avanzando, pero para llegar a eso, les contaré después.

11 comentarios:

  1. Pamela:
    Que angustiante lo que debe haber vivido Manuelito en su Jardín, para rechazar regresar... Como anteriormente hablamos, me alegro de que conversaras con las educadoras responsables, sin embargo, no se si la justificación que te dieron sea la mejor. Espero de todo corazón que todo mejore de aquí en adelante y Manuelito no vuelva a sentir temor por ir al Jardín, ni problemas a la hora de ir al baño. Sin embargo, creo que debes permanecer muy alerta, para evitar que se vuelvan a repetir dichas situaciones.
    Un cariñoso abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pauli, por ahora las cosas van bien, pero no dejo de estar alerta.
      Definitivamente echo de menos a la Educadora 1.
      Saludos.

      Eliminar
  2. vaya Pam pobre peque!!! espero que toda esta solución se solucione pronto!! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Zulema, yo diría que ahora la manejamos mejor, pero siempre hay que estar preguntando sin estar acosando, je.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Qué mal que hayan pasado esta situación :( la verdad es que para trabajar con niños se requiere vocación, que no todas tienen. Los niños son muy lindos, pero también requieren mucha paciencia, respeto, y mucho cariño.

    Ojalá que puedan resolver la situación para todos, y que tomen de forma positiva las críticas que les hagas, finalmente no es por capricho, sino por el bien de tu hijo (y de los demás niños).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice mi madre (con 37 años de experiencia en educación) a esas tías les falta tino.
      A veces Bere, es una cuestión de sentido común y de criterio. Incluso podrían no ponerle tanto cariño, pero haciendo bien su trabajo y aplicando los conocimientos de sicología infantil sería suficiente.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Me alegro que pudieras hablar con ellas, aunque la explicación no quedara muy clara. Debe ser muy complicado manejar a tantos niños al mismo tiempo y controlar todo, ya que a unos les afectan las cosas más que a otros pero creo que hay detalles que son importantes y no se pueden dejar pasar. En cualquier caso, debían haberte informado de lo que sucedió.
    Imagino que seguirás atenta y preguntando cada vez que lo consideres necesario y sobretodo que no vuelva a ocurrir.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, todos los niños son diferentes y por eso mismo deben ser cuidadosas.
      Es tan importante que se apoyen con los padres y una forma de hacerlo es comunicándose con ellos. Tantas cosas serían más simples.
      Y si, estamos atentos a cada comentario e intentamos indagar de una forma lúdica.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Amiga querida, me da gusto que su regreso este semestre haya sido positivo. Que poco a poco se normalice la situación en el jardin y las cuidadoras puedan informarte mucho mejor la evolución de Manuelito. Es tu derecho y su obligación, sin importar si ya es o no su hora de colación o lo que sea, entre ellas deben ser capaces de comunicarse, para que a su vez te lo puedan decir a ti.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Gracias Edna, este retorno ha sido positivo indudablemente.
    La situación del jardín no ha cambiado mucho y la verdad es que no creo que lo haga. Me informo más por el propio Manuelito.
    Así es que lo cambiaremos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pamela! Mucho tiempo que no pasaba por acá, y ahora poniendome al día me encuentro con esto, me muero! Pobrecito tu niño quizás cuanto tiempo llevaba viviendo esta situación estresante hasta para nosotros los adultos...sin duda tienes que cambiarlo, no puede ser que nadie te haya avisado nada, me alegro que les haya ido bien con el primer colegio y suerte con el segundo, ahora me seguiré poniendo al día, cariños

    ResponderEliminar