lunes, 1 de octubre de 2012

No quiero, mamá no quiero ir !!

Hace algunos post comenté que Manuelito estaba viviendo una situación en el jardín infantil que nos tenía muy preocupados.

En algunas oportunidades mencionó que no quería asistir al jardín, principalmente ocurría en la mañana y yo lo atribuía a que aún tenía sueño. En otros momentos durante la tarde yo preguntaba que cosas le gustaban del jardín y que no, a veces se refería a un compañero que le pegaba a otros "pero a él no" y a una tía (que llamaré tía Pepi) porque no le gustaba que los niños vomitaran.

Un mes antes que finalizara el primer semestre este rechazo se fue haciendo más presente, junto a eso se sumó que en 4 oportunidades se orinó en la ropa, no avisaba que necesitaba ir al baño. Yo lo iba a buscar en el horario de siempre y estaba mudado de ropa, pero en una ocasión permanecía con la misma en la que se había orinado, nadie se había percatado.

Nunca me molesté con él, sólo intentaba averiguar en qué momento había ocurrido y que estaba haciendo él si jugaba, trabajaba o comía, con esta estrategia solo averigüé que en una oportunidad él avisó y no fue escuchado, en las otras no quiso decir que necesitaba orinar. Cuando lo retiraba del jardín él estaba contento o a veces algo avergonzado, peor no mostraba otra señal que pudiese mostrar menoscabo o angustia. Así es que me costaba bastaba bastante recrear en mi mente lo ocurrido.

No recibí notificación de la situación en su libreta y justo a la hora que yo llegaba las tías estaban en su horario de colación, por lo que solo podía conversarlo con una tía que comenzaba su jornada y dentro de lo que podía hablaba con alguna tía con las que coincidiera en los horarios en que yo iba al jardín, pero según ellas "Manuel solamente no avisaba". Las dos primeras veces en que se orinó lo tomé casi como un accidente, incluso que fue responsabilidad de él no avisar, pero las siguientes ya no. Dejé notas en la libreta para comunicarme con la educadora pero no obtuve respuesta y no alcancé a solicitar entrevista porque  Manu debió faltar por enfermedad (bronquitis) y después terminó el semestre. 

La última semana la situación para nosotros fue muy preocupante, muy tensa, él no quería siquiera orinar en casa antes de salir, hasta lloraba. Una mañana debimos salir en esas condiciones y al llegar al jardín no fuimos a su sala y pasamos directamente al baño, lugar en le cual se ancló al piso y no quiso dar un paso más, no quería entrar al baño, ahí casi desesperé, pero mantuve la calma frente a él. Conseguimos entrar, y mientras yo intentaba convencerlo de hacer pipi entra otra tía y lanza un comentario que me indignó: "porfiadín, ayer la tía Pepi lo trajo 3 veces y no quiso hacer, está muy regalón", ahí salté yo como leona y le dije serenamente (para no inquietar más ami hijo) que no era que estuviera regalón o no, Manuel hacía 18 meses que había dejado los paños y lejos de considerarlo una maña a mí me merecía mucha preocupación.

Finalmente conseguí convencerlo de orinar a cambio de 2 tubos de plastilina verde con la que haría una Rana René o Kermit (o Gustavo), el primer tubo si hacía pipí conmigo y el segundo si después hacía con una tía, ese día terminó todo bien y le entregué su preciado material verde en casa. Al día siguiente era la convivencia con disfraces golosinas y actividades extraordinarias, lo encargué muy encarecida y directamente con una estudiante en práctica que estaba ahí, ella cumplió y ese día también terminó bien.

Como el post va muy largo terminaré aquí, luego contaré lo que averigüé en la entrevista con las educadoras.

10 comentarios:

  1. Qué es lo que ha pasado??? Me tienes intrigada con las reacciones de Manuelito en el jardín.
    Espero que nos termines de contar pronto.

    Besitos a los 2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Edna, imagina como estábamos nosotros, una mezcla de rabia y preocupación.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Uf, me has dejado en vilo.
    Tuvieron que ser momentos preocupantes para vosotros.
    Ya nos seguirás contando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Carol, momentos que también se teñían de angustia.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Vaya, es un tema delicado el que cuentas. Espero la segunda parte porque nosotros estamos pasando una situación difícil con nuestra pequeña. Llevamos desde finales de Abril intentando dejar los pañales, está preparada pero tiene un miedo irracional. Ahora que ha comenzado la escuela infantil por primera vez la está ayudando allí, estamos conectadas cole-casa. Mi peque va dando pequeños pasitos de avances pero para nosotros es muy grande por eso se me encogió el corazón al leer este post porque imagino que después de 18 meses que tu hijo vuelva atrás será porque algo le preocupa y me parece que las educadoras tienen que tratarlo con mucho tacto.
    A la espera de seguir leyendo.
    Un beso y otro para el peque

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedo? que tipo de miedos? Que bueno que están trabajando en conjunto con el cole. Ya nos contarás más.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Aaaaaaayyyy!! pero me has dejado con la intriga!!!. Me tienes preocupadísima ¿qué pasó??
    Espero que el peque esté bien y que lo que sea que lo haya turbado haya desaparecido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya está bien, lo que él decía tenía bastante relación con la causa.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Supongo que la Tia pepi tiene mucho que ver en esto, por lo que se debe pedir su substitución o un cambio de actitud, no ? seguro que ya lo has hecho !!! jejje.
    Pobrecillo, no tienes posibilidad que no vaya durante unos dias, hasta que las condiciones cambien, y pueda ir más tranquilo ?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, la tía Pepi es en gran parte la responsable, pero no por tener malas intenciones, solo que con los niños hay que ser cuidadosos.
      Bienvenida, ah, pasé por tu blog, me gustó mucho y gracias a los traductores no tuve problemas, jeje.
      Saludos

      Eliminar