martes, 13 de noviembre de 2012

Peleas o Bullying



Esta vez quiero hablar de un tema que no quiero llegar a olvidar con el paso de los años. Y es que tengo un hijo en edad preescolar con al menos 15 años para continuar en la educación formal, tiempo en el cual con mucha seguridad se verá enfrentado a estas situaciones como espectador o en primera persona, me gustaría mucho que esto nunca ocurra, pero de no ser así, me gustaría que pudiese enfrentarlas de manera responsable.

Me refiero a las peleas que suceden en los colegios entre los estudiantes. ¿Cuándo las peleas entre niños pasan a convertirse en bullying? Acaso son lo mismo? pues no! Quiero entender e identificarlas.

Las peleas en los colegios pareciera que se han producido desde que existen los colegios, algunos las justifican diciendo que es parte del crecimiento de los niños, enfrentándose unos a otros para medir su dominancia. Las peleas pueden producirse por una situación muy puntual, en un juego de pelota o por alguna diferencia de opinión; puede ser entre dos estudiantes o entre dos grupos; no será algo que ocurra diariamente, aunque se puedan producir en otros días peleas con distintos orígenes.

Y qué ses el bullying? Corresponde a la persecución física y/o sicológica que realice un estudiante contra otro, al que escoge como víctima en repetidos ataques. Puede ser una agresión de uno o más estudiantes dirigido a otro de manera específica y repetidamente; entonces estamos hablando de uno o más agresores y de una sola víctima.

En muchos lugares el bullying es un problema que afecta a niños y jóvenes, no tan solo en las salas de clases, pasillos, patio, baños u otros sitios de establecimiento escolar, si no que además extiende en las redes sociales. Los agresores graban videos que luego suben a internet, lo que provoca en las víctimas una exposición aún más pública de sus agresiones y sus humillaciones.

Con toda esta información, es necesario que los padres pongamos atención en el comportamiento de los hijos, es decir na reacción distinta que no tiene un origen claro. Es necesario observar el lenguaje verbal y corporal, pues podríamos estar junto a un estudiante agresor o víctima de bullying.

Nunca quisiera que mi hijo estuviese en medio de esto, sé que peleas podría tener con algún compañero, ojalá pueda enfrentarla con responsabilidad, decir cada vez que se sienta afectado por algo. Ojalá pueda yo saber si esto ocurre o cuando esto ocurra, momento en el cual pueda ayudarle y aprendamos de ello.

Ojalá que los niños puedan ser ayudados por sus padres o por quienes forman parte de sus círculo de confianza.

Saludos

3 comentarios:

  1. Yo no creo que estas cosas tengan que considerarse normales entre los niños.
    Normal puede ser un empujón, un manotazo, una discusión por un percance en los juegos... Pero una pelea me parece algo mucho más grave, yo no recuerdo haberme peleado nunca.
    Y el bullying más grave aún porque implica un acoso y un maltrato continuo, tanto físico como emocional, con todas las consecuencias que ello conlleva.
    Es una labor muy importante de padres y madres conversar mucho sobre el tema y educar en valores, fomentar la confianza con nuestros hijos. Para que sepan decirnos si alguna vez son víctimas de estos abusos y también para que ellos no sean nunca los abusadores.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juatamente Mribel, es necesario conocer del tema para así reconocer los momentos en que pueda estar ocurriendo algo que a nosotros nos extrañe.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Vaya que sí es una línea muy delgada, porque el bullying no es necesariamente físico, y pienso que el ataque psicológico es más difícil de observar. Sobre todo en los adolescentes, que ya de por sí cambian de humor... por eso lo importante de hablar mucho con los hijos, conocerlos, escucharlos... ojalá que no tengamos que pasar por una situación así, ni como víctimas, ni como victimarios.
    Hace poco una amiga me platicaba que hay mucha presión entre los muchachos (tiene una hija de 17 años), para que tomen bebidas alcohólicas, o para que tengan relaciones sexuales. Espero estar atenta a cualquier señal de que algo no va bien, y que haya la suficiente confianza con mi pequeñin para que hablemos y se sienta respaldado y seguro de sí mismo.
    Saludos!

    ResponderEliminar