viernes, 23 de noviembre de 2012

Sin temor a integrarse

 Hay muchas características de mi hijo que admiro, a pesar de ser un niño de 4 años es poseedor de una naturaleza de la cual estoy muy feliz. Como muchos niños tiene momentos en los que no quiere obedecer o que le dan algunos berrinches (y la madre al borde de perder la paciencia), pero en general mi hijo tiene bastante que enseñarme.

Uno de los aspectos que me gustan de Manuel es la naturalidad con que se integra al espacio de uno o más niños, como quiere participar del juego o como crea espacios para integrar al otro pequeño.

Cuando una es adulta puede ver detalles que a un niño le son de menor valor, no ve, o cree que puede superar sin darle mayor importancia. Entonces es cuando a él se le ilumina el rostro al ver más niños y se acerca para formar parte del grupo.

Su primer paso es llegar con una sonrisa y buscar el encuentro con la mirada de los demás, inmediatamente capta en lo que está(n), como decimos acá "se enchufa al tiro", es cuando comienzo a escuchar las carcajadas, los demás lo integran, él ya es parte y comienzan a hacerlo todo juntos. Por lo general el acata el juego y las reglas que ya existen, pero a veces porpone, le gusta correr y dice "atrápame si puedessss", es ahí cuando "se siente en su salsa".

Lo que me gusta es que se atreve; cuando se da cuanta que el juego de cierto grupo es brusco, solo mira. Pero cuando ve grupos de niños, incluso de edad mayores a la de él quiere ir, es ahí cuando tengo que decirle que esos muchachos son más grandes.

Debe ser porque es un niño que ha crecido con confianza en si mismo, siempre con el apoyo de sus padres, sin frenos infundados "tú no puedes, porque no, porque eres chico", si no que con un "ahora que tienes 4 años puedes hacer esto hasta acá o con ayuda, cuando tengas 6 ó 7 podrás hacer esto otro solito... vale?".

Te amo Bebel.

(Bebel, es como él decía su nombre al comenzar a hablar).

2 comentarios:

  1. Hola, Pamela! Qué lindo lo que escribes de Manuel, casi pude verlo yo misma con tu descripción. Cómo bien dices, nuestros hijos confían en sí mismos porque primero nosotros confiamos en ellos. Qué importante. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana, que gusto leerte. Es tan grato verlos relacionarse libremente, ellos son sorprendentes, en la simplicidadde sus gestos... hermosos!
      Cómo están Muriel y Mateo?, cómo estás? Besos a los pequeñitos.
      Un abrazo.

      Eliminar