viernes, 21 de diciembre de 2012

Yo hipotiroidea... síntomatología



Durante muchos años mi cuerpo experimentaba dolores con los que me fui acostumbrando, en donde el umbral subía cada vez un poco más. Esos dolores eran parte de mi, no siempre los verbalizaba, porque no es agradable estar al lado de alguien que cada día se queja por algún dolor diferente o recurrente, así es que muchísimas veces los viví en silencio.

Durante los últimos 5 años  esta situación aumentaba a una velocidad preocupante, pero nunca imaginé que todo esto tenía un origen tan específico. Yo creí que el único origen era yo, que había nacido enfermiza, quejona, incluso alguien por ahí me dijo hipocondriaca... así como jugando, pero qué tanto lo consideraba?



Cuando leí el blog Diario de una hipotiroidea, mis ojos se abrieron y explotaron en lágrimas al ver las cosas con claridad. Pude reconocer en la mujer que estaba leyendo tantas vivencias que también eran mías. Ahí comenzó mi búsqueda para entender y aprender.



Esta vez quiero enumerar eass cosas que me pasaban, esos cambios en mi cuerpo y los dolores que sentía, si todos ellos tienen que ver con el hipotioidismo? no tengo certeza, pero si inmensas sospechas.

  1. Angustia, como congoja.
  2. Ansiedad, como intranquilidad.
  3. Apatía, ninguna actividad se tornaba atractiva.
  4. Contractura de cuello, una permanente tensión en el cuello que producía fuertes dolores.
  5. Desvelo por 1 o más horas en mitad de la noche.
  6. Desgano, tenía solo deseos de quedarme haciendo “nada”.
  7. Despertar y levantar muy difíciles, un cansancio anímico y físico muy grandes. Para salir de la cama necesitaba “reconstruirme”, la espalda partida en cuadritos y las piernas que pesaban un tonel.
  8. Dificultad para hilar ideas, quedando incluso a veces con la “mente en blanco”.
  9. Dolor intestinal permanente, esto se mezclaba con la hinchazón y yo culpaba al colon irritable, sin embargo faltaban síntomas para de mis molestias de colon.
  10. Dolor de cabeza permanente, podía durar 3 a 5 días, los analgésicos solo aliviaban levemente por unas horas.
  11. Dolor estomacal inmediatamente después de comer y que a veces se extendía por el resto del día.
  12. Dolor muscular intenso, principalmente en las piernas, muchas veces no podía dormir porque el dolor me impedía conciliar el sueño. Abarcaba parte de la espalda, brazos y pies.
  13. Dolor ocular, era como tener la vista cansada, los párpados pesados y como si me costara enfocar.
  14. Dolor ocular al ver en penumbra y acontraluz, era como si un cuchillo me clavara el músculo del ojo.
  15. Dolor al centro del pecho como debajo del esernón, tantas veces pensé que tenía problemas cardiacos que llegué a ver un especialista, el dolor podía ser de tipo puntadas o más permanente pero menos intenso. 
  16. Estado gripal aparente que incluía dolor muscular en todo el cuerpo, dolor de garganta, de cabeza, pero que duraba un solo día, a la mañana siguiente ni siquiera resultaba ser un resfrío leve.
  17. Falta de concentración, a pesar de ser algo que me ha acompañado siempre, esta vez me generaba conflictos internos y con mi entorno,porque me costaba bastante poner mi atención en algo.
  18. Fatiga, sentir cansancio todo el día, para el resto yo podía sder solo una “floja” porque evitaba hacer esfuerzos en cosas cotidianas, pero para mí eran actividades tremendamente agotadoras.
  19. Hinchazón de los párpados, como si mis ojos se estuvieran achicando y es que los párpados parecían haber crecido.
  20. Hinchazón frecuente de piernas y tobillos.
  21. Hinchazón del abdomen comenzando la tarde, llegando a ser muy molesto.
  22. Irritabilidad, la falta de paciencia me hacía tener reacciones a veces explosivas.
  23. Llanto rápido, al sentir que alguna situación me superaba, siendo algunas veces cosas muy simples y/o triviales, no podía contener el llanto.
  24. Manchas en la piel, sin relación con el embarazo y muchos años antes mi rostro comenzó a mancharse, a pesar de que me cuido y no tomo sol.
  25. Mareos, estando de pie o sentada me comenzaba a dar vueltas todo, duraba muy poco.
  26. Nauseas a cualquier hora del día.
  27. Pérdida de olfato, siempre había culpado a mi alergia de esta pérdida, tal vez ambas son responsables.
  28. Pérdida de gusto, también culpé a mi alergia por esto, necesito sabores más intensos para disfrutar una comida.
  29. Pérdida de pelo, por períodos se me caía una considerable cantidad de cabello.
  30. Pérdida de expresión en los ojos, parecía que la apatía se había trasladado a ellos, estaban como inertes, o como si tuviesen pena, lo podía ver en las fotografías o sonreía frente al espejo pero mis ojos eran ajenos a mí.
  31. Piel seca.
  32. Palpitaciones fuertes, sentía los latidos de mi corazón en el centro del pecho hasta llegar al cuello. No más rápido, más fuerte.
  33. Pérdida de memoria principalmente la de largo plazo, eso me angustiaba aún más, porque quería traer recuerdo a mi mente pero solo tenía lagunas.
  34. Piel sensible al roce, si alguien me acariciaba pasando su mano varias veces por la misma parte de mi piel (mano, brazo) era como si lo que me está tocando me quemara.
  35. Sensación de desmayo, junto con las náuseas a ratos podía sentir como si me desvaneciera, pero nada ocurría, se pasaba solo.
  36. Sensación de ahogo nocturno, me costaba respirar cuando llegaba la hora de dormir parecía que me faltaba el aire y comenzaba a angustiarme. Debía sentarme en la cama y calmarme.
  37. Sentía una corriente fría que me recorría, algunos días me costaba calentar mi cuerpo.
  38. Sobrepeso que aumentaba cada año, pero que jamás bajaba.
  39. Somnolencia permanente, sentía sueño todo el día, si me quedaba descansando sentada en algún lugar (esperando algo), seguro me invadía el sueño.
  40. Suspiraba frecuentemente, como si me faltara el aire.
  41. Una reacción desproporcionada si algo frío me tocaba inesperadamente, esto era chocante, si de sorpresa alguien me tocaba con algo muy helado, yo lanzaba mi reclamo algo gritado, pero lo peor era la descompensación con la que quedaba mi cuerpo por un par de minutos.
  42. Uñas gruesas y de crecimiento irregular, no en todas. Llegué a realizarme exámenes de cultivos por hongos, sin embargo no lo eran. En manos y pies.
  43. Colesterol levemente alto.
  44. THS superando levemente los 2,5 U/l.

Si bien no sentía todo esto junto en un mismo día, cada una de estas situaciones mencionadas tenían una recurrencia alta y aparecían varias de ellas diariamente.

Sé que podría prerecer una exageración y esa es la razón por la cual acostumbraba a callarlas, porque aún me averguenza decir que siempre me sentía aquejada por estas dolencias.



Pronto contaré que medidas tomé para generar cambios y con los cuales emperazon a alejarse estos dolores.

7 comentarios:

  1. Madre mía Pamela, cuantas cosas y qué mal lo debiste haber pasado. Lo que me ha encantado es que ahora después de todo lo que has pasado trates de ayudar a otras personas que estén igual. Eso te honra.
    Un besazo amiga ;)

    ResponderEliminar
  2. Pamelita:
    Bueno amiga, tu sabes que compartimos ésta realidad y que me he sentido muy identificada..., aunque debo reconocer que jamás me hubiese imaginado que eran tantos síntomas... Me has dejado para adentro... Pero bueno, hay que seguir con nuestros tratamientos, por que o si no, no seríamos muy buena compañía jejeje.
    Un abrazo gordo!

    ResponderEliminar
  3. Por favor Pame! dime qué has hecho, yo tengo hipotiroidismo, y lo que ha sido peor para mí, es la subida de peso. Nunca he sido flaca, pero antes al menos, hacía dieta y lograba bajar, ahora nada de nada. Y no me preocupa por una cuestión estética, simplemente por mi condición física, no debo subir. A veces me siento muy desesperada por esto.

    ResponderEliminar
  4. una entrada buenisima.. las que sufrimos de esta disfuncion, lo agradecemos. yo tengo de hasimoto.. y hasta que no te diagnostican... dando palos de ciego. Viene genial la informacin.
    besos.

    ResponderEliminar
  5. Ya te conté una vez mis problemas con el hipotiroidismo y que en la actualidad ya no estoy medicada aunque me hago revisiones cada año.
    A pesar de que los resultados de las analíticas son buenos y dicen que todo está bien, yo sigo teniendo algunos de los síntomas que cuentas y la intuición de que algún problema hay a pesar de que médicos y análisis digan lo contrario.
    Ya imaginarás que a veces parezco hipocondriaca quejándome de supuestas dolencias cuando mis revisiones dicen que estoy bien.

    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  6. Para leerlo con atención

    ResponderEliminar
  7. HAY DIAS QUE NO QUIEROOOOOOOOOO MOVERME, EL DOLOR DE ESPALDA ME SUPERA TENGO HIPOTIROIDISMO, Y CON TRATAMIENTO HACE UN MES!

    ResponderEliminar