miércoles, 13 de marzo de 2013

Ahora Artes Marciales

A mediados del año 2012 estuvimos viendo la posibilidad de que Manuel participara en alguna actividad deportiva, no es un niño que tenga probelas de adaptación, pero es tímido. Es un niño alegre, lleno de energía (a veces busco donde tendrá la pila alcalina), que gusta de hacer amigos, pero que como para tantos niños el socializar puede necesitar algo de apoyo.

Al igual que papá, yo creo que las artes marciales pueden crear en las personas valores como el respeto, equilibrio, autocontrol, disciplina, autoestima, concentración y un desarrollo positivo en geneal; siempre y cuando el niño esté bien orientado y no se busque el arte marcial como arma para andar peleando o sometiendo a los demás.

Los primeros días de agosto visitamos una academia para que Manu la viera, yo había conversado telefónicamente con el representante que me ofrecio la visita. Ahí estuvimos los cuatro, padres, hijo y un pato de peluche. Manu miró y estuvo a punto de incorporarse al grupo en un momento, pero desistió rápidamente. Mientras estábamos observando se acercaron dos personas a saludarnos, una instructora y el instructor con quien me había contactado, ambos fueron muy amorosos y respetuosos con Manu, eso se agradece. A papá y a mí nos gustó, porque en este grupo de niños pequeños (3 a 6 años) todo era un divertido juego de actividad física.

Cuando salimos de ahí le preguntamos a Manuelito solo una vez si le había gustado el lugar y si quisiera participar, él dijo que si a ambas. Pero eso quedó ahí, intencionalmente no le insistimos más con el tema, hasta algunos días más tarde que retomamos la pregunta y respondió que si inmediátamente, pero hizo notar que a él le faltaría el traje blanco que los demás niños estaban usando, así que más que rápido lo encargué.

Sus primeras dos clases fueron sin su vestimenta marcial pero no hizo falta, su sonrisa de principio a fin, su hambre de aprender, participar y formar parte de aquello lo llenaba por completo y a nosotros como padres.

Manu estaba compartiendo con niños distintos a sus compañeros del jardín infantil y su integración fue inmediata y positiva. Fue una buena decisión.

Te amo pequeño dragón.

1 comentario:

  1. Qué padre! yo estoy considerando el tae kwon do, pero aun no lo comento con Gabriel, porque estaba esperando que cumpliera los 4, pero luego hemos tenido algunos gastos, jejeje.
    Y a qué arte marcial entró Manu?

    ResponderEliminar