martes, 5 de marzo de 2013

El miedo de otro embarazo

Durante mi período de puérpera  pensaba en la posibilidad de volver a embarazarme y es que además tantas personas te dicen "¿Y cuándo van a hacer el hermanito?", si, una de esas tantas preguntas incómodas que dan ganas de responder un "qué te importa". Pero con o sin la pregunta desde afuera mi respuesta interior era "no, nunca más".

Mi embarazo había sido bueno, pocas molestias solo las primeras semanas; alimentos que no pudiera ver, uno que otro. Trabajé casi hasta el final, salvo por un adelentamiento de descanso en un mes pues mi asma y un dolor lumbar me tenían fura de combate.

Cuando se acercaba la semana 38 me realizaron el examen de monitorización fetal o de registro cardiográfico, en el que se colocan dos cinturones elásticos alrededor del abdomen se registran los latidos del bebé y las contracciones uterinas. Este examen salió "normal" porque le bebé parecía estar bien, pero cuando yo debí sentir una contracción, me eran imperceptibles.

Al día siguiente, justo comenzando la semana 38 correspondía realizar la última ecografía para ver la posición y proyectar la talla y peso del bebé al nacer. Pero cuando estaban realizando la eco el médico detectó oligoamnios, es decir una cantidad insuficiente de líquido amniótico. Este era tan poco, que esa misma noche me sacaron a mi bebé en una cesárea de emergencia.

Mi hijo nació  bien, pero estaba "sequito" según dijo mi gineco-obstetra y mi placenta cristalizada. Mi placenta se estaba muriendo y mi hijo corría serios riesgos. El nació pequeño, seguramente como consecuencia de esta condición, creció bien y hoy es un niño sano y feliz.

Solo daba gracias a Dios por haber permitido que mi hijo estuviese bien y al maravilloso ángel de la guarda de mi pequeño por haberlo ayudado hasta ese día, siempre dije que él con sus alas acercaba el poco líquido amniótico hacia su carita para ayudarlo a sobrevivir.

Pero el miedo a repetir este problema me atormentaba y me negaba rotundamente a pensar en otro hijo. Así pasaron los años, uno y dos con el miedo latente, de pronto se abría en mi la esperanza de buscar otro embarazo, pero todo daba marcaha atrás cuando este panico me inundaba.

Durante todo este tiempo intenté buscar una explicación a lo ocurrido, y es que no tuve un desprendimiento de placenta por lo que sin molestias no podía saber que las cosas  no estaban  bien.


8 comentarios:

  1. Había oído algo parecido a otras mamás pero lo que no se es si tiende a volver a ocurrir en caso de quedarte embarazada de nuevo. Es tu miedo fundado??. Quizás investigando un poquito mas pierdes ese miedo tan atroz que te impide tomar una decisión
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Yaneth, saber más de qué pasó , cuándo o cómo, me abre otras espectativas.
      Saludos :D

      Eliminar
  2. Ánimo Pam guapa!!! Ya sabes que al igual que cada persona es un mundo, cada embarazo también lo es. Aunque no lo parezca es así, yo tuve dos embarazos completamente diferentes. Busca información buena, consúltalo con tu médico y anímate, ahora te toca disfrutar preciosa. Para lo que sea sabes que aquí me tienes.Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente este es el punto de partida de mi esperanza, cada embarazo es distinto a otro. Y si, me puse a estudiar y he aprendido algunas cosas.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Pamela, no dejes que el miedo te paralice... como ya te han dicho cada embarazo es diferente (yo solo tengo al Gabriel, pero mis amigas con 2 o más hijos, me lo han dicho)... y en el peor de los casos, si algo volviera a pasar, estarás más atenta y los doctores también, para intervenir en el momento preciso.
    Abrazos, linda, que ser mamá es maravilloso, y ser mamá de 2, seguro que añade emoción y aventuras a la vida :D espero que todo vaya bien, si es que viene en camino el pequeño o está en planes. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bere, el miesdo si me paralizó y por bastante tiempo, pero ya no :D
      Saludos.

      Eliminar
  4. Pamela:
    Que terrible experincia viviste junto a tu bebé!!!. Afortunadamente detectaron el problema, justo a tiempo!!!! y ya verás que la medicina está cada día más adelantada, por lo que por éste problema, no debes dudar en un segundo embarazo...
    Gracias por compartir!!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pauli, yo aún me sorprendo de ver como se resolvieron las cosas. Doy infinitas gracias por haberme acompañado de profesionales responsables y de la cesárea.
      Saludos.

      Eliminar