lunes, 18 de marzo de 2013

Pensando en otro embarazo

Cuando sentimos más confianza de tener otro hijo y no nos inundó el terror que algo saliera mal, entonces nos planteamos volvera embarazarnos. Como las mujeres muchas veces llevamos el camino algo avanzado, yo le había solicitado a mi doctora un set de examenes para ver mi estado general y así evaluar mi condición para este nuevo embarazo. Los resultados salieron buenos, pero si debía reforzar mi ingesta de calcio con un suplemento; bueno eso no es nada raro si en esos momentos yo estaba a días de cumplir los 41 años.

Cuando por fin con papá dijimos "ahora si", yo comencé a tomar ácido fólico y a utilizar tinturas de cabello sin amoniaco, nunca he sido buena para el alcohol, así que retirarlo no me costó nada, el cigarrillo lo había dejado hacía ya hartos años, así que tampoco fue un problema para mi.

Solo había que tener presente que necesitaba tener a raya mi asma y mi alergia, debía conversar muy bien con mi doctora y tenía que solicitarle más ecografías que las mínimas acostumbradas.

Si llegaba otro hijo, sería el que Dios quisiera que estuviese con nosotros. Así comenzó esta nueva empresa, estábamos en campaña de tener otro hijo, un hermano o hermana para Manuelito.


2 comentarios:

  1. Qué emoción :D
    siento como si nos estuvieras contando una novela... pero no, la vida misma!

    ResponderEliminar
  2. Que envidía. Yo me quedé sin poder ampliar familia. Me encanta leer las aventuras de las que sí lo hicieron.

    Te dejo un premio en mi blog.

    Gracias por estar ahí, en la red y inspirarme.

    http://lalonelymama.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar