domingo, 16 de marzo de 2014

Y llegó el positivo!

En diciembre del 2012 me decidí a no continuar en la búsqueda de un nuevo embarazo, ese sería el último mes y para el siguiente pediría una hora con la ginecóloga para un PAP y un chequeo general. Pero iba pasando enero del 2013 y olvidaba agendar una hora... si si, lo haría después.
Cuando se aproximaban los días en que debía menstruar sentí algunos dolores y pensé "ahora tampoco fue", Tuve uno o dos días con molestias pero de evidencias, nada.

Guardé una gota de esperanza y decidí realizarme un test... y claro si en el baño todavía quedaba uno. Esa mañana desperté con una voz en mi cabeza, no sé si la soñé o alguien realmente me habló. Era la voz de un niño, o niña no pude distinguir, que dijo "mamá"; abrí los ojos rápidamente, partí al baño y apliqué el test. No demoró mucho en marcar las lineas que decían positivo.
Emocionada le conté a papá, sin embargo quisimos esperar un poco para aplicar otro test y estar seguros.

Dicen que cuando una deja el estress, la presión y el apuro, entonces la vida te sorprende con un embarazo; debo decir que así fue para mi.

Pasaron 3 días y aplicamos el segundo test, rápidamente volvió a marcar positivo. Era el día de mi cumpleaños y no nos aguantamos el secreto decidimos con papá contarle a la familia esa misma tarde, celebraríamos en el patio con una asado al aire libre. Entonces esperamos a que solo estuvieran los abuelos (los demás justo estaban dentro de la casa) y les dimos el notición. Estábamos todos muy contentos, parece que ellos lo esperaban tanto como nosotros y eso que de la campaña "segundo bebé" no habíamos contado nada. Sólo les pedimos que no le dijeran a Manuelito, pues ese momento lo escogeríamos más adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada