lunes, 5 de mayo de 2014

La desconexión

Estaba yo comenzando el andar en este segundo embarazo, tenía 2 meses cuando mi desconexión con el mundo 2.0 comenzó.
Mi cabeza no daba para tomar una idea, para escribir, para detenerme a pensar en algo; sólo tenía presente mi dolor y es que andaba apenas, todo movimiento por más pequeño que fuese era enorme para mí, incluso si alguien movía la cama al estar yo sobre ella se traducía en dolor en mi guata, la que cada día crecía un poquito más.
Tuve que apartarme del blog en el que colaboraba, eso me entristeció porque me tenía bien motivada, era un lugar con bastante diversidad. Mis blog vinieron después, llegando el día que que quedaron en un estado de latencia cual semilla esperando condiciones óptimas para germinar o definitivamente morirse por falta de estas.
Cada cierto tiempo pensaba en mis blog pero mi ánimo emocional y físico no eran suficientes. Sin embargo guardaba la esperanza de poder tomarlos en el futuro.
Cuando volví al trabajo me propuse volver a escribir, no con la frecuencia de antes. Tal vez estos sitios ya no tendrían la vida que conocieron, la que para ser sincera era relativamente poca, pero estarían ahí como testimonio para mí de lo vivido. Este blog para recordar nuestro camino y Mi mesa del pellejo para que, en un futuro más o menos cercano, mis hijos puedan cocinar lo que yo preparaba.

1 comentario:

  1. Pame:
    Yo fui una de las que te extrañó y sintió mucho tu desconexión. Me encantaría que retomaras tus movimientos bloggeriles, como en un principio. Te acuerdas????. Que tiempos aquellos!!!!, pero la vida cambia y el tiempo pasa, verdad?. Ahora tienes una vida diferente y con otro miembro en la familia, ya nos contarás.
    Un abrazo gordito!!!!!

    ResponderEliminar