lunes, 31 de marzo de 2014

Los médicos se fueron de vacaciones

 Fue una fatalidad encontrar un médico que hiciera ecografías en el mes de febrebro, es que a todos se les ocurrió salir de vacaciones en el mismo mes.
Llamé a todas las clínicas, centros médicos y consultas médicas, pero en casi todas me daban hora para marzo y yo no quería esperar tanto.
 Al comienzo me desanimé y hasta me desesperé un poco porque yo necesitaba saber si este embarazo estaba bien o no.

Cuando tenía las esperanzas marcando casi vacío encontré una hora, recuerdo que fue para un 14 de febrero en la tarde, dije que si inmediátamente, era un centro médico del centro de la ciudad. Llegamos todos: Papá, Manu y mi mamá para quedarse con mi hijo afuera de la sala del examen mientras yo entraba con papá.

Yo aparentaba calma, pero papá no tanto. Me ubiqué en la camilla, el médico me puso el gel, mientras yo le contaba "el real por qué" de la ecografía. Entonces él respondió: "no te preocupes, tu guagua está ahí"... OH!!!! se nos llenó la cara de felicidad, escuchamos sus latidos y estimó la edad gestacional.

Resultó que estaba embarazada de un pilluelo bebé que sólo se andaba escondiendo y además tenía la edad esperada. Ah! y que no le gustan los ecógrafos de baja resolución.

Recuerdo haber dichp que si no nos decidíamos por un nombre lo llamaría Valentín o Valentina, porque fue un 14 de febrero cuando se mostró.

domingo, 23 de marzo de 2014

Primer control

Por fin pude agendar una hora con la ginecóloga, esta vez por embarazo. Entonces fuimos, al comenzar la consulta me dijo que nacería mi bebé en septiembre, "uy que rico" pensé, buena fecha comenzando la primavera.

Pasamos a la sala de examen, al ecógrafo, ella dio inicio pero buscaba y no encontraba. Acaso había perdido mi bebé? el "huevito" no estaba.
Hasta que de pronto tanto cargarse algo vio, ahí estaba, pero algo no andaba bien, se veía un huevo y una vesícula, pero el feto no se visualizaba.
Había al menos dos posibilidades de las buenas, una que el feto tenía menos edad gestacional y era muy chiquito; o que el ecógrafo tenía muy baja resolución... o quizás ambas.
Pero que pasaría si tenía un huevo vacío, un huevo anembrionado?

Llegamos felices y nos fuimos tristes, sólo quedaba esperar a que el huevo vacío cayera solo y sangraría como en una menstruación; o bien esperar diez días para realizar otra ecografía y poder confirmar que mi bebé estaba ahí.

domingo, 16 de marzo de 2014

Y llegó el positivo!

En diciembre del 2012 me decidí a no continuar en la búsqueda de un nuevo embarazo, ese sería el último mes y para el siguiente pediría una hora con la ginecóloga para un PAP y un chequeo general. Pero iba pasando enero del 2013 y olvidaba agendar una hora... si si, lo haría después.
Cuando se aproximaban los días en que debía menstruar sentí algunos dolores y pensé "ahora tampoco fue", Tuve uno o dos días con molestias pero de evidencias, nada.

Guardé una gota de esperanza y decidí realizarme un test... y claro si en el baño todavía quedaba uno. Esa mañana desperté con una voz en mi cabeza, no sé si la soñé o alguien realmente me habló. Era la voz de un niño, o niña no pude distinguir, que dijo "mamá"; abrí los ojos rápidamente, partí al baño y apliqué el test. No demoró mucho en marcar las lineas que decían positivo.
Emocionada le conté a papá, sin embargo quisimos esperar un poco para aplicar otro test y estar seguros.

Dicen que cuando una deja el estress, la presión y el apuro, entonces la vida te sorprende con un embarazo; debo decir que así fue para mi.

Pasaron 3 días y aplicamos el segundo test, rápidamente volvió a marcar positivo. Era el día de mi cumpleaños y no nos aguantamos el secreto decidimos con papá contarle a la familia esa misma tarde, celebraríamos en el patio con una asado al aire libre. Entonces esperamos a que solo estuvieran los abuelos (los demás justo estaban dentro de la casa) y les dimos el notición. Estábamos todos muy contentos, parece que ellos lo esperaban tanto como nosotros y eso que de la campaña "segundo bebé" no habíamos contado nada. Sólo les pedimos que no le dijeran a Manuelito, pues ese momento lo escogeríamos más adelante.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Saliendo del letargo

Hoy salgo de mi letargo, de mi ausencia.
Han ocurrido cosas en mi vida que pronto relataré.

Estaba casi escondida, sin saldos de energías que resultasen del término de mis tareas diarias, las que pudiendo ser pocas o muchas, dejaban mi mente agotada.
Con escasés de tiempo y de salud no había lugar para escribir, si apenas me contenté con el facebook.
Pero quiero abandonar esa actitud, que sólo me separa más de este blog. Blog que es y será un testigo de nuestras vidas.

Así es que digo: "Hola, acá estoy de nuevo, retomando lo que dejé en pausa, pretendiendo continuar estos relatos en el lugar que quedé, publicando de vez en cuando una canción sólo por el deseo de hacerlo, mostrando alguna foto o contando algún trocito de mi historia. Hola".

jueves, 6 de marzo de 2014