NO al Abuso Sexual de Menores

El abuso sexual de menores es un tema a veces poco abordado, sin embargo afecta de manera oculta a los niños. Ojalá nunca ocurriese, pero en mi país (Chile) hay una estadística de 20.000 delitos por abuso sexual al año, correspondiendo a un 79,9% el agresor un conocido de la víctima.

El 6 de abril de este año (2011), en un diario local, se publicó un reportaje en que la PDI (Policís de Investigaciones) entrega consejos sobre como protejer a los niños del abuso. Para ello buscaron la ayuda de profesionales en sicología y detectives que recogen este tipo de denuncias e interactúan con los menores.

El resultado fueron 8 consejos que encontré muy fáciles de realizar, alejandose al típico reportaje que acostumbraba a leer. A contnuación los menciono:

1.- TEMA DE SOBREMESA.
En casa la sexualidad debe ser un tema habitual, con un lenguaje sencillo que los niños puedan interpretar. Los dibujos son de gran utilidad, pedirles que se dibujen junto con otros adultos que ellos conozcan; si los padres detectan rayas violentas o retratos oscuros pueden pedir a un profesional que los asesoren y/o interpreten los dibujos.
Al igual recomiendan que los padres deben darse el tiempo de escuchar a sus hijos, icluso los detalles que puedan parecer insignificantes, así podrán formar un cuadro de la vida que lleva el menor cuando están lejos de ellos.

2.- MI CUERPO.
Los niños deben llamar sus partes íntimas por sus nombres. Los niños entre los 2 y 3 años viven una etapa de exploración de su cuerpo y tienden  a tocarse, convirtiéndose en un momento ideal para el aprendizaje.
Los niños no deben usar sobrenombres para sus genitales, porque al momento que ellos denuncien el abuso los adultos no le comprenderán.

3.- NO TODOS SON TIOS.
Un error común en los padres es presentarle a los niños a todos los adultos como "tío o tía", cuando en realidad no existe parentesco. Consiste en enseñar a diferenciar el círculo íntimo, es recomendable que el niño utilice el nombre de las personas. Pues los menores pueden integrar a todos estos "tíos" a su concepción de familia y les abren las puertas a los afectos rápidamente, exponiéndolos a desconocidos que pueden ser un potencial peligro.

4.- CIRCULO DE CONFIANZA.
Es primordial enseñar al niño que no puede defenderse solo y que necsita un círculo de confianza, donde se sienta a gusto para denunciar un abuso. Un buen ejercicio es dibujarles una mano y pedirles que en cada dedo escriban el nombre de quienes más confían, enseñándoles que esas personas los protejerán y les creerán. Si en estos nombres no están los padres no significa que exista una alteración del lazo, pero si hay que mantener contacto con aquellas personas que aparecen en el dibujo de la mano.

5.- PARTES PROHIBIDAS.
Los niños deben saber que solo la mamá cuando los baña y el doctor cuando los examina puede tocar sus genitales y pecho, para los demás está prohibido. Un ejercicio es dibujar a un niño y a una niña con traje de baño y explicarles que las partes que están cubiertas les pertenecen sólo a ellos.

6.- SALUDO CORDIAL.
Con el deseo de enseñar a los niños a ser afectuosos, se pueden cometer algunos excesos, como obligar a los niños a saludar con un beso a quienes son presentados o entregar efusivos abrazos a otros adultos. Los menores deben tener una relación afectuosa solo con sus padres y hermanos.

7.- NO HACER AMENAZAS.
En la desesperación por prevenir se pueden cometer torpezas que anulan la confianza, como amenazar al menor si no es capaz de denunciar un abuso. La retracción de la víctima es el peor enemigo. Algunas veces al confesar un abuso de mucho tiempo son castigados por los padres y tienden a verse a si mismos como los culpables del dolor de sus padres.

8.- ESO NO ME GUSTA.
Los niños tienen el derecho a sentir que "NO" quieren algo. Si aprenden que cada vez que sienten aquello son reprendidos por los adultos, entonces frente a una interacción de seducción abusiva van a negar su malestar y no podrán salir de la situación.

Muchas de estas recomendaciones pueden parecer muy extremistas, pero cada una de nosotras conocemos nuestro propio circulo de confianza y podemos aplicar a nuestra medida estos consejos.

Al leer el diario me di cuenta que estaba comentiendo un par de errores.
Ahora, prefiero pecar de desconfiada y no arrepentirme después cuando el daño está hecho.

Saludos!